Hoy en día existen numerosos eventos dedicados a poner en contacto a emprendedores con una idea de negocio consolidada y a inversores que quieren encontrar esa idea que les motiva a colaborar con nuevos empresarios. Este es un momento crucial para estos últimos, por eso en este artículo hemos querido darte los consejos que más debes tener en cuenta sobre cómo presentar un proyecto de negocio. 

Los tres ingredientes de tu plan de negocio

El autor E. Remolines en su libro La primera venta del emprendedor: lo que un inversor quiere escuchar para financiar tu proyecto, asegura que tu plan de negocios debe contar con tres características imprescindibles:

  1. Definir cuál será el beneficio del cliente. Es lo básico que toda empresa debe tener: un beneficio para la persona que adquiere ese producto/servicio. Es posible que pienses que es una tarea difícil, sin embargo es tan fácil como comparar tu producto con una lista de atributos. Por ejemplo, más flexible, más rápido, más cómodo… 
  2. Definir el perfil del cliente de tu mercado. Tan importante es definir lo que hará tu producto por el cliente como el perfil del cliente ideal de ese producto. Son dos elementos que se complementan.
  3. Cómo va ese negocio a hacer dinero. Por lo general es un punto olvidado y muy poco trabajado. En ocasiones una idea innovadora puede no generar beneficios porque no se ha planteado para un público. Es necesario definir cómo tu producto/servicio va a encajar en el mercado que quieres.

Una vez que tienes tu plan de negocios bien definido, organizado y listo para enseñarlo a numerosos inversores, sigue estos consejos para el momento crucial de la presentación.

Lo que el inversor quiere escuchar de tu plan de negocios

¿Sabes que dicen que el valor no está en el producto final sino en el proceso? Cuando decides contar tu idea, una idea que debería respaldarse con la ganancia de beneficios, es tan importante ser bueno como parecerlo. 

La previa investigación y el pensar en tu negocio de modo sistemático es lo que tiene más valor para el inversor. Recuerda que son personas, no máquinas, y aunque los números no fallen, tu actitud puede jugarte una mala pasada. 

Organiza la presentación y responde a las 3 preguntas vistas anteriormente

Las tres características principales de tu plan de negocios que vimos en el apartado anterior son las que tendrás que ir respondiendo en la presentación. Conciso, claro y sin hablar demás. Recuerda que nuestra capacidad de atención y concentración es algo limitada.

Planifica una secuencia lógica

Los interrogantes que te hemos planteado anteriormente deben ser respondidos siguiendo una lógica y un enlazado entre ellas. Planifica bien tu discurso enlazando las ideas principales.

Crea una historia que venda

Tu objetivo es hacer que alguien apueste su dinero por tu idea. Por esta razón, y porque los seres humanos tomamos decisiones en parte emocionales, debes conseguir crear una emoción en los inversores. Mantenerlos atentos a tu historia desde el principio hasta el final.

Financiación Alternativa

Capta su atención con algún recuerdo

Tanto si se trata de una experiencia propia o ajena, este recurso suele ser muy útil para conseguir que la otra persona se sincronice con lo que nosotros estamos sintiendo. Es una buena forma de conectar.

La introducción breve y concisa

Muchos inversores se quejan de tener que escuchar del emprendedor una introducción demasiado larga en lugar de contar en pocas oraciones a qué se dedican y cuál es su objetivo de negocio.

Transmite la idea principal en los primeros minutos

En esa planificación debes intentar resumir todo el concepto de tu negocio en los primeros minutos. Algunos inversores dan una única oportunidad de 3 o 4 minutos a los inversores para escucharles. Es el momento clave. 

Una vez que sabes lo que tienes que hacer, debes conocer lo que nunca debes hacer. A continuación te contamos los errores más comunes entre los emprendedores llegado el momento de vender su idea.

Lo que NUNCA debes hacer

Los errores más comunes de un emprendedor frente a un inversor son:

  1. Vender el producto y no la empresa
  2. Exagerar para tratar de impresionar al inversor
  3. Plantear objetivos irreales
  4. Ocultar o soslayar los riesgos del proyecto
  5. Demostrar un desconocimiento total de las finanzas
  6. Poner deberes al inversor
  7. Plantear planes de negocio abiertos
  8. Demostrar que se viene rebotado de la banca

Como estos hay muchos ejemplos de metedura de pata de los emprendedores a la hora de vender su idea. Si es la primera vez que vas a presentar tu plan de negocios, te recomendamos que te informes mucho sobre el tema.

Fracasar ante una presentación como esta es una posibilidad, por lo que debes tenerla en cuenta y no desmoralizarte ante ello. 

Estos son algunos consejos que te damos para ese momento crucial. Si al final has conseguido la atención del inversor y éste quiere financiar tu idea, infórmate sobre lo que viene después.

Share on Google+