¿Qué son las Sociedades de Garantía Recíproca?

Las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) son entidades financieras que existen con el fin de facilitar el acceso a una línea de crédito para pequeñas y medianas empresas.

Las SGR persiguen este objetivo presentándose como avalistas de estas pymes que quieren acceder a una línea de crédito para financiar algún tipo de proyecto, siempre y cuando éste sea viable.

Para que la entidad presente el aval frente a un banco, la empresa solicitante debe ser admitida como socio partícipe dentro de la SGR, y contribuir en capital proporcionalmente a la cantidad que va a ser avalada. Este capital será reembolsado al finalizar el plazo de la operación avalada.

imagen Sociedades-de-Garantia-Reciproca

Sé el primero en aprovechar el potencial de estas Sociedades de Garantía Recíproca

Acceso fácil a líneas de crédito gracias al aval de la SGR

Menor riesgo financiero para la empresa que solicita el crédito al tener a la SGR como avalista

Mejores condiciones en cuanto al tipo de interés y plazos del crédito

Estudio particular de tu proyecto para garantizar su viabilidad

Consigue la mejor financiación

Nosotros te llamamos

¿Cómo funcionan las Sociedades de Garantía Recíproca?

Las Sociedades de Garantía Recíproca son entidades financieras cuyo objetivo principal se basa en el apoyo a pymes que necesitan acceder a créditos financieros y no pueden acceder a ello por falta de recurso, mediante la participación como avalista de las mismas frente a una entidad bancaria.

Estas Sociedades prestan apoyo financiero a estas pymes mediante la concesión de un aval que será presentado ante bancos y otras entidades con el fin de concederles el crédito a estas pequeñas empresas que no cuentan con los requisitos para acceder a estas soluciones por sí mismas.

Dentro de estas Sociedades existen dos tipos de socios. Por un lado están los socios Protectores, que son los que aportan capital al fondo de riesgo de la sociedad y que suelen ser entidades públicas como comunidades autónomas o diputaciones. Y por otro lado están los socios Partícipes, que es cualquier pequeña o mediana empresa que quiera formar parte de la sociedad mediante el pago de una cuota para poder disfrutar de sus beneficios.

El requisito clave para que estas Sociedades presten su apoyo a las pymes que lo requieren es que estas pyme participen como socios dentro de estas entidades y que participen en capital al menos por una parte proporcional a la avalada. Esta contribución en capital será reembolsada al finalizar el plazo en el que se haya acordado que se desarrollará el avalamiento.

Para que la entidad figure como avalista, tendrá que realizarse un estudio de la viabilidad del proyecto, con el fin de realizar los cambios que sean necesarios para asegurarse de su correcto desarrollo para asegurarse además de que el proyecto se va a desarrollar de forma correcta y que no va a resultar un error para la entidad participar en el.

Además del apoyo como aval, ser partícipe de Sociedades de Garantía Recíproca trae otras ventajas como que las empresas que la conforman pueden proporcionar asesoramiento financiero a la empresa que se está avalando, con el fin de garantizar las bases que supone formar parte de este tipo de sociedades (como puede ser para garantizar la participación de la empresa sin llegar a suponer un riesgo de pérdidas para la sociedad, pues dentro de este tipo de asociaciones el riesgo de una empresa afecta a todas las que conforman el grupo).

Gracias a los convenios con los que cuentan las Sociedades de Garantía Recíproca con las entidades bancarias,  la empresa avalada gozará de ventajas en cuestiones de tipos de interés y plazo de concesión del crédito, que se traducen en un gran ahorro en gastos financieros.

Cuando el proceso de aval haya finalizado, la empresa beneficiaria podrá actuar de dos maneras. O bien podrá solicitar el reembolso de la cantidad que ha pagado para formar parte de la sociedad como requisito para obtener su ayuda para la financiación o bien podrá seguir pagando esa cuota de socio y seguir formando parte de la asociación, disfrutando así de las garantías y beneficios que esto conlleva.

Ventajas de estas Sociedades

  • Facilidad de acceso al crédito financiero gracias a la participación de la Sociedad de Garantía Recíproca como avalista


  • El riesgo financiero asumido por la empresa solicitante del crédito se reduce, ya que el aval de la SGR asume el riesgo por impago


  • Las condiciones de tipos de interés y plazos del crédito solicitado mejoran gracias a la participación de la SGR


  • Para garantizar la viabilidad del proyecto, la SGR llevará a cabo un estudio del mismo, con el fin de perfilar lo que sea necesario y garantizar un correcto desarrollo


¿HABLAMOS?