¿Qué es el Leasing para empresas?

El Leasing es un instrumento financiero destinado a empresas que les permite alquilar cualquier tipo de activo fijo ya sea maquinaria, vehículos, inmuebles e intangibles, sin tener la necesidad de realizar un desembolso inicial pagando una cuota mensual durante un plazo previamente determinado. La entidad financiera asume todos los costes del activo e impone una cuota a la empresa en cuestión como pago del arrendamiento del bien. Una vez finalizado el contrato, la empresa puede adquirir el activo ejerciendo una opción de compra por un precio determinado, o bien puede devolverlo o renovar el contrato.

imagen Leasing

Sé el primero en aprovechar el potencial del Leasing

Financiación del 100% del importe

Importantes ahorros fiscales

Financiación a medio y largo plazos

Opción de compra al finalizar el contrato

Consigue la mejor financiación

Nosotros te llamamos

¿Cómo funciona el Leasing?

El Leasing para empresas o arrendamiento financiero es un instrumento que consiste en que una entidad financiera de leasing adquiere un bien mueble o inmueble con el fin de arrendarlo a medio o largo plazo a una empresa que lo necesite. La entidad financiera se hace cargo de todos los costes de adquisición del producto como es el ejemplo del IVA, y estipula una cuota en un periodo determinado a la empresa como pago del arrendamiento. Además, el Leasing para empresas tiene deducciones fiscales muy ventajosas para las empresas, ya que la amortización del bien arrendado se realiza en un tiempo inferior al que habitualmente suele producirse, lo cual se conoce como amortización acelerada. Una vez finalizado el contrato de Leasing, la empresa tendrá la posibilidad de comprar el bien por un precio pactado de antemano, o bien podrá devolverlo o renovar el contrato por otro periodo de tiempo determinado cuya cuota suele ser menor que en el primer contrato realizado. La opción de compra es una obligación dentro de un contrato de Leasing, por lo que la entidad financiera que se hace cargo de la adquisición del producto debe respetar la decisión del arrendatario de adquirirlo al finalizar el contrato.

Al ser un contrato entre dos entidades, cada una de las partes tiene una serie de obligaciones cuyo incumplimiento supondrá el fin del mismo. En un contrato de Leasing, la entidad financiera es la propietaria del bien adquirido pero solo se hace cargo de los costes de adquisición del bien en cuestión, por lo que los costes de mantenimiento y reparación del producto corren por cuenta de la empresa. Además, las características y proveedores del producto son estipuladas por la empresa que desea adquirirlo puesto que son ellos los que mejor deciden qué es lo que se ajusta a sus necesidades, por lo que las cuestiones de calidad y funcionamiento no suponen ninguna obligación para la entidad financiera, sino que ésta solo tiene la potestad de financiar su adquisición. El producto adquirido por Leasing sólo puede ser utilizado en los términos que el contrato estipule, además de que la entidad financiera puede solicitar la supervisión de su funcionamiento con el fin de comprobar que las cláusulas del contrato se están cumpliendo.

Mediante este tipo de arrendamiento financiero se pueden adquirir bienes como inmuebles (oficinas, plantas industriales, locales…), tecnología (hardware, software…), vehículos (tanto transporte de cargas como de pasajeros, e incluso particulares), equipos de producción (maquinaria industrial o especializada). Si se diese el caso de que el bien a adquirir está situado en otro país, durante la realización de los acuerdos del contrato las partes deberán pactar quien es la que adelantará los costes de traslado, o la entidad financiera o la empresa en cuestión. Además de esto, la entidad financiera será la que pactará con el proveedor del bien la entrega a la empresa en un lugar y fecha determinados, por tanto la empresa solo tendrá que encargarse de recibirlo y de utilizarlo dentro de las cláusulas que se han acordado.

Preguntas frecuentes del Leasing

Leasing como fuente de financiación ¿Cuánto se puede financiar?

Permite financiar hasta el 100% del importe de la inversión, incluido el IVA. Permite aportar cuotas flexibles dentro de lo estipulado en el contrato.

¿Qué bienes pueden ser objeto de un contrato de leasing?

En un contrato de leasing pueden ser objetos del contrato todo tipo de bienes de capital como son los bienes:

  • Inmobiliario
  • Transporte terrestre
  • turismos
  • marítimo y aéreo
  • Bienes de equipo
  • Ofimática y telemática
  • Equipos médicos
  • otros bienes.

¿Qué plazo tiene el leasing? ¿Existen plazos mínimos o máximos?

Los plazos los marcará el arrendador, la entidad que otorga el leasing. Una de las ventajas de este contrato es que las cuotas pueden ser flexibles.

Un plazo mínimo de dos años en maquinaria y vehículos y de diez años en inmuebles

¿Cómo se contabiliza?

Hay que tener en cuenta dos perspectivas:

  • Financiera: es tratado como una compraventa
    • La propiedad del bien aparece en la contabilidad del arrendatario. Es decir es tratado como una compra con un préstamos que tiene como garantía el mismo bien.
  • Jurídica: Es tratado como un alquiler.
    • Hasta que no se efectúe la compra, la propiedad es del arrendador.

¿Cómo se establece el precio?

Como es un contrato privado, el precio se pacta por acuerdo entre las partes y el mismo debe estar fijado en el contrato. El precio deberá aparecer las cuotas y el precio final del bien.

Resumen de las Ventajas:

  • Financiar al 100%
  • Las cuotas son flexibles
  • Financiación a largo plazo, con un plazo mínimo de dos años y máximo diez.
  • Rapidez en la flexibilidad
  • La cuota de amortización es un gasto.

¿HABLAMOS?