¿Qué es la Financiación Pública?

La Financiación Pública es otro instrumento más de financiación externa para empresas que necesiten ayuda en este sentido, sólo que en este caso la ayuda proviene de organismos públicos como puede ser Diputaciones, Comunidades Autónomas, el Gobierno…

Este tipo de ayudas se presentan forma de subvenciones, las cuales habrá que solicitar al organismo público en cuestión con la documentación necesaria que acredite el cumplimiento de los requisitos que estipulan las fuentes de financiación pública, aunque no son una garantía segura de la concesión ya que no siempre se aprobará el acceso a dichas ayudas.

imagen Financiacion-Publica

Sé el primero en aprovechar el potencial de la Financiación Pública

Los requisitos exigidos para el acceso a la financiación son menores que en una entidad privada

En ciertos casos no tener que devolverla o bien poder ampliar el plazo de devolución hasta 10 años

Tipos de interés más bajos

La financiación no precisa declaración frente al Banco de España

Consigue la mejor financiación

Nosotros te llamamos

¿Cómo funciona la Financiación Pública?

Las fuentes de Financiación Pública para empresas son fondos que están a disposición de pymes españolas con el fin de ofrecerles ciertas ventajas para que sus negocios prosperen y se desarrollen como es debido. Los proveen organismos públicos como Diputaciones o Comunidades Autónomas y sus beneficios son más ventajosos que una financiación privada o bancaria y los requisitos exigidos para su concesión mucho más asequibles.

Este tipo de ayudas son presentadas en forma de subvenciones que son tramitadas directamente desde el organismo público que las oferta y que por general todas tienen con objetivo final ayudar a las pymes a crear valor, crecer y crear empleo. Es una buena opción a considerar en el momento que se desea comenzar con un proyecto.

Es muy importante tener en cuenta que estas fuentes de financiación pública no es una línea de acceso seguro, pues al estar provistas por parte de entidades públicas existe un cierto cupo de presupuesto, por lo que puede darse el caso de que la ayuda no se conceda. Antes de esto deben estudiarse muy bien los requisitos exigidos, y sobre todo la situación en la que se encuentra la empresa pues es muy probable que sea necesario realizar la inversión antes de recibir la ayuda y hay que tener conocimiento de sí se puede afrontar el caso o incluso si se puede devolver el dinero después de haberlo recibido (en el caso de que la ayuda sea en forma de préstamo).

Además de esto, es recomendable considerar que este tipo de ayudas en muchos casos se conceden sólo para un periodo de tiempo determinado, por lo que es muy importante planear qué es lo que va a suceder o podría suceder cuando esa ayuda finalice, sobre todo con el fin de no caer en problemas de financiación porque el cumplimiento del plazo se haya producido de sorpresa. Cuando se quiere acceder a una financiación de este tipo es muy necesario sopesar todas las soluciones y consecuencias que pueden aparecer.

También debemos considerar que en el caso de que la ayuda sea concedida, no se dispone del importe en un momento inmediato, sino que al ser un organismo público existen una serie de plazos por los que estas entidades conceden el dinero, por lo que sería lógico que se tardase un periodo determinado de tiempo en poder acceder al importe de la ayuda.

Existen diferentes ayudas que los organismos públicos ponen a disposición de las empresas, pero siempre existirán diferencias entre los distintas entidades públicas que existen en nuestro país. Algunas de ellas son:

  • Ayudas para la contratación de trabajadores
  • Bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social
  • Ayudas para la innovación de la empresa
  • Ayudas para mejorar la competitividad en el sector
  • Ayudas financieras
  • Asesoramiento empresarial
  • Ayudas para la inversión
  • Incentivos fiscales
  • Ayudas para I+D

Algunos de los organismos que proveen estas ayudas son el Instituto de Crédito Oficial (ICO) o la Empresa Nacional de Innovación (ENISA).

Ventajas de la Financiación Pública

  • Menor exigencia de requisitos para acceder a la financiación que en un organismo privado


  • Los beneficiados con este tipo de ayudas públicas cuentan con ventajas como no tener que devolver la financiación (depende del caso) o incluso poder prolongar el plazo de devolución hasta 10 años


  • Los tipos de interés exigidos a estos beneficiarios son más bajos que solicitando esta ayuda en una entidad privada


  • Puesto que son ayudas públicas, la financiación no se declara frente al Banco de España


¿HABLAMOS?