¿Qué es la Financiación de Exportaciones?

La financiación de exportaciones es un tipo de herramienta financiera que está destinada principalmente a autónomos y empresas que precisen obtener liquidez mediante el cobro adelantado de las facturas de sus productos exportados o bien para cubrir los gastos previos de producción que dichos productos provocan.

Mediante este procedimiento la empresa en cuestión adquiere por adelantado la liquidez que generan esas facturas que están sin pagar y puede continuar con sus negocios, mientras que la entidad financiera se ocupa de que el pago por parte de la empresa deudora se haga efectivo.

imagen Financiacion-de-exportaciones

Sé el primero en aprovechar el potencial de la Financiación de Exportaciones

Aumenta la liquidez de tu empresa

La entidad financiera asume el riesgo en el caso de impago

Conocimiento sobre el riesgo de morosidad de tus clientes

Ahorro de tiempo al adquirir las tareas administrativas la entidad financiera

Consigue la mejor financiación

Nosotros te llamamos

¿Cómo funciona la Financiación de Exportaciones?

La financiación de exportaciones es una herramienta financiera a la que acceden empresas con el fin de obtener un cobro adelantado de las facturas de sus deudores, antes de que se cumplan los plazo establecidos o bien para cubrir los costes de producción que dichos productos han provocado. Este tipo de financiación está destinado principalmente a autónomos y empresas que exportan productos al exterior, aunque existen modalidades que cubren el caso de comercios nacionales.

Existen dos modalidades para solicitar este tipo de financiación para tus  exportaciones.

  • Por un lado está el Forfaiting, modelo más recomendado en el caso de que se trate de exportaciones a países con grandes riesgos económicos o políticos. En este caso, la entidad financiera siempre asume el riesgo de que no se produzca el pago de las facturas, que se realiza mediante letras de cambio o pagarés. El inconveniente de este tipo de financiación es que los tipos de interés a pagar a la entidad financiera suelen ser altos pero son fijos, lo que reduce la incertidumbre de que puedan aumentar y no poder hacer frente al pago.
  • Otra de las modalidades es el Factoring el cual requiere el mismo procedimiento que el caso anterior pero con una amplia variedad de opciones (sin recurso, con recurso, secreto, nacional e internacional), en este caso la entidad financiera se hace cargo de la gestión del cobro de las facturas a las empresas deudoras y asume el riesgo del caso de impago si se trata de factoring sin recurso. La diferencia principal con el forfaiting es que el cobro se realiza de forma económica, por lo que la empresa solicitante adquiere la cantidad de las facturas de forma monetaria y no en forma de letras de cambio o pagarés como ocurre en el caso anterior.

Previamente a la concesión de la ayuda, se realizará un estudio de la solvencia de los clientes de la empresa para evaluar su riesgo de morosidad y así la empresa tendrá conocimiento de los riesgos que pueden suponer sus clientes, además de que la entidad financiera debe tener conocimiento de que el pago por parte de la empresa solicitante del crédito podrá hacerse efectivo, pues en el caso de que el riesgo de insolvencia sea demasiado elevado no se procederá a su concesión.

La solicitud de este tipo de herramientas por parte de las empresas comerciantes resultan de gran ayuda por la cantidad de ventajas que obtienen de ello, como asesoramiento financiero, estudios sobre los clientes y la obtención del cobro de las facturas en deuda que supondrán un aumento de la liquidez de la empresa para poder continuar con sus negocios sin tener que esperar a que se cumplan los plazos de las facturas. Este financiamiento se puede realizar tanto en Euros (si se trata de exportaciones nacionales o europeas) como en la divisa del país donde se encuentre la empresa deudora.

Ventajas de esta Financiación

  • Al obtener un pago adelantado de las facturas de los productos exportados, la empresa sufre un aumento de liquidez y puede continuar con sus negocios


  • La entidad financiera se encarga de la gestión y seguimiento del pago de las facturas, por lo que la empresa que solicita esta ayuda ahorra tiempo y esfuerzo al externalizar estas actividades


  • Es necesario realizar un estudio sobre los clientes deudores de dichas facturas, por lo que se tiene conocimiento de su riesgo de morosidad


  • En el caso del incumplimiento del pago en los plazos establecidos, la entidad financiera por lo general suele asumir este riesgo


¿HABLAMOS?