¿Qué es el Crowdlending?

El Crowdlending es una herramienta de financiación no bancaria que se realiza mediante préstamos de personas particulares a empresas o a otros particulares.

Los inversores del proyecto a cambio reciben el importe que paga la empresa por los tipos de interés y la plataforma recibe una pequeña comisión por hacer de intermediaria.

Es una práctica que está en auge, sobre todo por aquellas empresas o particulares que necesitan financiación para algún proyecto y sea por la razón que sea no pueden o no quieren recurrir a un préstamo bancario tradicional.

imagen Crowdlending

Sé el primero en aprovechar el potencial del Crowdlending

No necesita avales

Gran rapidez de los trámites gracias al uso de internet

Mayor nivel de endeudamiento gracias al no consumo de CIRBE

Gran flexibilidad en los plazos de devolución del préstamo

Consigue la mejor financiación

Nosotros te llamamos

¿Cómo funciona el Crowdlending?

El Crowdlending es un instrumento que permite a las empresas o particulares conseguir financiación para un proyecto mediante la colaboración de un grupo de personas que invierten una cantidad de su dinero en el desarrollo de dicho proyecto.

A cambio de su contribución, los inversores reciben una contraprestación que será el tipo de interés que paga la empresa que recibe la financiación por devolver el préstamo o bien podrán tener una participación dentro de la empresa que lo recibe. Además la plataforma de Crowdlending que se haya utilizado tanto para solicitar el préstamo como para facilitar la financiación recibirá una pequeña comisión por sus servicios como intermediario.

Es cierto que los préstamos son más baratos que en un banco tradicional, pero además de esto se gozan de otra serie de beneficios como la rapidez de respuesta y de recibimiento del importe al gestionarse todo a través de Internet o que este tipo de solicitudes no consuma CIRBE, que hacen que el Crowdlending se haya convertido totalmente en una alternativa a acudir a un banco para buscar soluciones.

Cuando una empresa decide utilizar esta herramienta para solicitar financiación para un proyecto es ella misma la que decide la cuantía que necesita y los plazos que se van a fijar. Los particulares que deciden prestar la ayuda lo harán bajo su criterio y aportando la cantidad que ellos decidan, recibiendo un tipo de interés proporcional a su aportación.

Previamente a solicitar el importe, es muy importante realizar estudios sobre la solvencia de la empresa y la viabilidad del proyecto, pues aunque la plataforma no exige avales, si requiere tener alguna garantía de que el riesgo por impago no es alto.

Además de esto, también pone a disposición ventajas para los inversores, como la capacidad de recuperar su dinero en el caso de que quieran retirar su participación, ya que existe un mercado secundario en el que otros inversores pueden comprar la inversión que se desea retirar y así se recupera el dinero fácilmente.

El rápido crecimiento de esta herramienta se debe principalmente a las mayores dificultades que cada vez más los bancos tradicionales ponen para el acceso a financiación. Cada vez menos se conceden las solicitudes que tratan de desarrollarse mediante estas vías y esto fomenta que las empresas dejen de recurrir a la banca tradicional como principal opción para buscar una solución. Esto, unido con el auge de internet y la economía colaborativa ha producido que estas nuevas alternativas de financiación hayan tenido un crecimiento totalmente rápido e imprevisto.

Por todo ello, esta vía de financiación es importante a considerar por parte de las empresas que necesitan una solución, aunque si bien puede darse el caso de no recibir todo el importe solicitado, la gran rapidez con la que se puede recibir las contribuciones han hecho que muchas empresa hayan podido comenzar de una buena forma sin necesidad de acudir a un banco cuyos trámites le hubiesen supuesto mayores impedimentos.

Ventajas del Crowdlending

  • Es una modalidad de financiación que por lo general no necesita avales al no ser de riesgo para el inversor, salvo en casos específicos pero poco usuales


  • Al gestionarse mediante plataformas en Internet, los trámites son más rápidos que un préstamo a través de un banco tradicional


  • No consume CIRBE, por lo que permite un mayor nivel de endeudamiento por no figurar como una empresa con cierto nivel de riesgo


  • Tanto el importe como los plazos de devolución los fija el solicitante del préstamo, por lo que estos plazos gozan de gran flexibilidad para adecuarse a la capacidad de solvencia de la empresa


¿HABLAMOS?