Es relativamente usual es escuchar a personas utilizar los términos financieros crédito y préstamo de manera indiferenciada, a pesar de tratarse de concepto que presentan diferencias relevantes. Debido a la importancia de conocer detalladamente en qué consisten estos instrumentos financieros, en este post vamos a especificar las características principales de los préstamos para empresas y los créditos para empresas, así como las diferencias existentes entre ambos.

¿Qué son los préstamos para empresas?

Los préstamos para empresas son operaciones financieras en las que intervienen dos partes: el prestamista y la empresa prestataria. La entidad prestataria concede una determinada cantidad de dinero al negocio prestatario (principal del préstamo). A cambio, dicho prestatario se compromete a devolver los fondos que le han sido concedidos al prestamista en un plazo de tiempo determinado. Además de la devolución del principal del préstamo, se deben abonar también unos intereses calculados sobre el principal.

Dentro de los préstamos, los prestatarios perciben la totalidad del dinero objeto de la operación en el momento en el que se firma. Por otro lado, la amortización del préstamo, esto es, la devolución del dinero prestado más el abono de intereses, se realiza en plazos periódicos pactados por las partes.

Es frecuente que las empresas recurran a los préstamos cuando tienen la necesidad de acometer grandes inversiones, o en casos en los que van a prestar un servicio distinto a la actividad frecuente de la empresa. Dicho esto, cada caso concreto requiere de la elección adecuada de las siguientes variables de los préstamos:

  • Importe de la inversión que va a ser financiada con el préstamo.
  • Tipo de interés de la operación.
  • Plazo del préstamo.

Dentro de los préstamos, cada vez más se está extendiendo el uso de préstamos online. Los préstamos online tienen el mismo procedimiento que los tradicionales, pero con la particularidad de que se realizan aprovechando una herramienta tan útil como es el Internet.

¿Qué es un crédito para empresas?

El crédito para empresas, por su lado, es una operación financiera en virtud de la cual una empresa solicitante tiene la posibilidad de acceder a una cantidad máxima de dinero ofrecida por una entidad crediticia. Se tendrá la opción de acceder a esta cuantía durante el período de tiempo que se pacte entre las partes intervinientes.

Con los créditos, los negocios pueden afrontar imprevistos o falta de recursos en el corto plazo, haciendo uso del dinero disponible del crédito en la cuantía que necesiten. Por ello, se puede afirmar que los créditos se caracterizan por la disponibilidad del dinero y por su flexibilidad.

Al igual que en el caso de los préstamos, los créditos online están en alza. Gracias a las plataformas online, se simplifican los procesos asociados, se solicitan menos requisitos para su concesión y toda la operación se puede ejecutar con mayor agilidad.

Financiación Alternativa

¿Cuál es la diferencia entre ambos?

Es de gran relevancia conocer las diferencias entre créditos y préstamos para empresas, ya que la decisión entre una figura financiera u otra puede ser trascendental para la marcha de los negocios. Como principales diferencias destacamos las siguientes:

  • Disponibilidad del dinero concedido: En el caso de los préstamos, los prestatarios reciben la totalidad del capital en el momento en el que se produce la operación. Sin embargo, en operaciones de crédito los solicitantes pueden ir haciendo uso de las cantidades de dinero que consideren necesarias en el momento (nunca excediendo la cuantía máxima del crédito).
  • Vencimiento: Dentro de los contratos de un préstamo se pacta el inicio y fin de los mismos, por lo que en caso de necesitar fondos adicionales una vez haya vencido el préstamo, se deberá solicitar uno nuevo. En los créditos, una vez concluya el plazo, éste se puede actualizar automáticamente.
  • Finalidad del dinero: Los fondos obtenidos con los préstamos suelen tener la finalidad de financiar inversiones que requieren de importantes cantidades de dinero como la compra de maquinaria o de nuevos locales comerciales. El crédito, debido a sus características, suele ser destinado a financiar la necesidades de capital circulante (corto plazo)
  • Intereses: En un crédito hay dos tipos de intereses, los que se pagan por la cantidad de dinero disponible (total del crédito) y los que se abonan por la parte del crédito que realmente se haya usado. En los préstamos los intereses se calculan en base al principal del mismo.

Conclusión

El cómo financia cada empresa sus necesidades de capital para acometer inversiones puede afectar, en muchas ocasiones, a su funcionamiento y supervivencia. De ahí la obligación imperiosa de conocer qué son los créditos y préstamos para empresas, y de saber cuáles son las diferencias existentes entre estas dos operaciones financieras.

Además, en Alter Finance somos especialistas en el asesoramiento financiero de empresas. Si requieres de ayuda para escoger la fuente de financiación más apropiada para tu negocio, contáctanos sin compromiso.

Share on Google+