A la hora de valorar el desempeño económico de una empresa, aparecen diferentes ratios o medidas que hay que tener en cuenta. Sin embargo, ninguno de ellos refleja de manera tan fiel y precisa el estado económico y financiero de la empresa como es la liquidez y solvencia de la misma.

Quizás te estés preguntando qué es la solvencia y la liquidez de una empresa, pero no te preocupes si no sabes lo que es ya que en este post te vamos a mostrar los aspectos más importantes de ambos conceptos.

Definición de solvencia

La solvencia es la capacidad de un individuo o empresa para atender sus compromisos de pago con los acreedores, es decir, sus deudas. Cuanta más capacidad de pago posea, más solvente será. Una empresa no es solvente cuando sus activos no son suficientes para respaldar sus pasivos.

Para evaluar la solvencia en una empresa es necesario comprobar la existencia de:

  • Dinero en efectivo
  • Cuentas corrientes
  • Derechos de cobro
  • Bienes inmuebles
  • Maquinaria

Por lo tanto, la solvencia de una empresa se mide de la siguiente manera:

Solvencia = Valor total de los activos del negocio/ Valor de los pasivos

Este ratio se evalúa midiendo la totalidad de activos fijos o circulantes de la empresa, entre los pasivos, lo cual da como resultado su capacidad de hacer frente a las deudas a largo plazo.

Para saber si la empresa se sitúa en un buen ratio de solvencia podemos analizar tres resultados diferentes:

  • Valor igual a 1,5: Ratio de solvencia óptimo, la empresa no debe preocuparse de nada.
  • Valor menor a 1,5: La empresa no podrá hacer frente a las deudas a corto plazo.
  • Valor superior a 1,5: Es posible que tu empresa disponga de demasiados activos.

Tipos de solvencia

La solvencia de una empresa dependerá de dos factores principales:

  • Capacidad de generar recursos financieros suficientes.
  • Capacidad de pago de los atrasos, es decir, la puntualidad de los pagos.
  • Por lo tanto, podemos decir que existen dos tipos de solvencia:
  • Solvencia técnica: Es la solvencia de una entidad cuando es capaz de generar suficientes flujos de efectivo a partir de sus activos para liquidar sus pasivos.
  • Solvencia efectiva: Se produce cuando una empresa no puede pagar sus deudas con el dinero generado por sus actividades y, por lo tanto, debe vender activos u obtener fondos adicionales para pagar sus deudas. Es decir, será una solvencia a corto plazo.

Financiación empresas

Diferencia entre solvencia y liquidez

Tanto el concepto de liquidez como el de solvencia reflejan la capacidad de pago de una empresa. No debes descuidar ninguno de estos aspectos si quieres evitar que tu empresa incurra en problemas financieros graves.

Aunque la solvencia y liquidez son dos conceptos diferentes, muchas veces se suelen relacionar, argumentando que una mayor liquidez proporciona una mayor capacidad de pago y, por tanto, una mayor solvencia. Sin embargo, es conveniente diferenciarlos para no caer en errores que nos conduzcan a tomar decisiones financieras equivocadas.

La diferencia principal entre ambos conceptos se basa en que la liquidez mide la capacidad de pago a corto plazo, es decir, los compromisos inmediatos, mientras que la solvencia abarca los compromisos de pago a largo plazo.

Entre otras diferencias podemos destacar:

LIQUIDEZ SOLVENCIA
Cuando se posee más activos corrientes (líquidos), las empresas tienen una mayor capacidad de liquidez. Puede haber solvencia en la medida en que se posean otros activos que tengan una estabilidad financiera a largo plazo.
Facilidad de los activos en convertirse en efectivo. Las perspectivas de futuro de la empresa.
Ratios utilizados: la razón circulante, el capital de trabajo neto y el test. Ratios utilizados: el ratio de apalancamiento financiero, el de endeudamiento, el ratio de deuda y el de endeudamiento a largo plazo.
Si la liquidez de la empresa se ve comprometida, la solvencia del negocio podría terminar viéndose afectada. Cuando existe un claro riesgo de insolvencia, la empresa podría terminar declarando la bancarrota.
Riesgo bajo. Riesgo elevado.

Conclusión

Tanto el concepto de solvencia como el de liquidez reflejan la capacidad de pago de una empresa. Sin embargo, hay ciertos aspectos que diferencian a los dos términos que hay que saber identificar.

En Alter Finance, empresa líder en consultoría que se ha especializado en Trade Finance y Working Capital Finance, te ofrecemos asesoramiento financiero para que tu empresa tenga el mejor rendimiento.

No dudes en contactar con nosotros e informarte de todos los servicios que tenemos disponibles. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Share on Google+