¿Tu empresa opera en el extranjero y quieres saber como adelantar el cobro de tus facturas? El forfaiting es la modalidad de financiación que necesitas para lograrlo. En este post vamos a descubrirte sus bondades y características. 

Qué es el Forfaiting

El forfaiting es una de las modalidades de financiación de exportaciones disponible para empresas que operan más allá de las fronteras nacionales. Se trata de una fuente de financiación alternativa, en la que una entidad financiera anticipa a la empresa que acomete el forfaiting el cobro de facturas pendientes de clientes de la misma.

La entidad financiera asume el riesgo relacionado al cobro de las letras y pagarés de la empresa, y, por lo tanto, exige a la empresa en cuestión el pago de intereses. Los tipos de interés establecidos suelen ser altos, debido a la posible insolvencia de los deudores. Sin embargo, los tipos de interés asociados siempre son fijos.

Los documentos susceptibles de ser incluidos en operaciones de forfaiting son aquellos internacionalmente aceptados, como letras y pagarés. Los vencimientos de los documentos aceptados por las entidades financieras suelen oscilar entre los 6 meses y los 5 años.

Estas entidades, a consecuencia del riesgo en el que incurren en este tipo de operación, estudian la solvencia de los clientes de la empresa. En caso de que los clientes muestren alto riesgo de morosidad, lo más probable es que las entidades financieras no acepten gestionar el cobro del crédito.

Forfaiting vs Factoring

El factoring es la otra modalidad de financiación de exportaciones a la que pueden acudir las empresas. Implica seguir el mismo procedimiento que en el forfaiting pero, en función del acuerdo al que se llegue entre entidad financiera y empresa, se pueden distinguir distintos tipos de factoring (sin recurso, con recurso, con notificación, sin notificación y de agencia).

Estas dos herramientas de financiación de exportaciones presentan una diferencia clara entre ellas. En el caso del factoring, dependiendo del tipo de acuerdo al que se llegue entre empresa y factor (entidad financiera), la primera podría estar obligada a responder ante la insolvencia del deudor (caso del factoring con recurso). Esto jamás será posible dentro de operaciones de forfaiting.

Además de la ya mencionada, otras de las diferencias que se encuentran entre estas dos herramientas financieras son las siguientes:

  • Los documentos que pueden ser incluidos en el factoring no son letras o pagarés, sino que se tratan de facturas, ya procedan éstas de la prestación de servicios o de la venta de productos.
  • Los vencimientos de estas facturas no superan los 3 o 4 meses (corto plazo). Sin embargo, en el caso de las letras y pagarés, y como ya se ha aclarado previamente, sus vencimientos suelen superar los 6 meses (largo plazo).

 

Financiación Alternativa

Ventajas del Forfaiting

El forfaiting se constituye como una herramienta financiera que puede reportar numerosos beneficios a su negocio. Entre las ventajas más destacables se encuentran:

  • La posibilidad de poder disponer en el más corto plazo del dinero correspondiente a letras y pagarés que vencen en años resulta de enorme utilidad para sus negocios. Permite que podáis gestionar la liquidez de manera conveniente y eficiente, pudiendo hacer frente a las obligaciones de pago más inmediatas.
  • Esta operación permite delegar aquellas actividades vinculadas con la gestión de los créditos en trámite de cobro de sus clientes a las entidades financieras. Esto se puede traducir en sus negocios en ahorros muy importantes y trascendentales de esfuerzos y de tiempo, siendo éste último un recurso muy importante y escaso.
  • Como ya se destacó previamente, las organizaciones financieras llevan a cabo estudios de la solvencia de los deudores. En consecuencia, no sólo estas organizaciones, sino también vosotras en el papel de empresas solicitantes, atesoraréis información muy valiosa sobre la posible morosidad de los clientes de la empresa gracias al asesoramiento financiero recibido.
  • Una ventaja que se desgrana de la anterior consiste en que, cuando se produzcan casos de morosidad o impago dentro de los plazos acordados por parte de los deudores, las entidades financieras harán frente a estas situaciones, ya que éstas previamente asumieron el riesgo del cobro de los créditos pendientes.
  • Es cierto que los tipos de interés fijados en este tipo de operaciones suelen ser elevados, como consecuencia de que los clientes que frecuentemente se incluyen llevan asociados elevados niveles de incertidumbre. Sin embargo, cabe resaltar de nuevo que se tratan siempre tipos de interés fijos, y, de este modo, no tendréis que estar pendiente de su posible variación a lo largo del tiempo.

Conclusión

Para empresas cuyo ámbito de actuación va más allá del territorio nacional, la financiación de sus exportaciones es un instrumento que les reporta una gran utilidad. Si, además de poder cobrar por adelantado los créditos los clientes, se presenta la opción de delegar el riesgo y actividades relacionadas con éstos a otros organismos, el beneficio para los negocios es incuestionable y, por tanto, también es incuestionable la enorme conveniencia utilizar una herramienta como el forfaiting.

Si necesitas ayuda para cobrar por adelantado tus facturas de exportación, en Alter Finance somos expertos en financiación para empresas y gestión de cobros. Consúltanos sin compromiso.

Share on Google+