Los tipos de renting que hay son variados y es conveniente que conozcas todos y cada uno de ellos. Este artículo arrojará luz sobre las opciones que tienes a tu disposición.

Qué es el renting y los tipos de renting

El renting es un formato de alquiler mediante el cual el titular firma un contrato por el cual tendrá el uso y disfrute de un bien a cambio del pago de una cuota durante el periodo que dure. Tienes que saber que el contrato de renting también cubre los gastos de las revisiones y el mantenimiento.

El renting no implica obligatoriamente la opción de compra para el contrato. Cuando te preguntas qué es el renting, lo cierto es que debes conocer que esta opción tiene más flexibilidad que otros formatos. Es posible alquilar cualquier bien mueble.

Los tipos de renting son varios y dependerán de las necesidades de tu empresa. Este es un formato concebido para empresas y autónomos y puede cubrir automóviles, equipamientos, maquinaria de equipos informáticos.

Leasing o renting

La opción de elegir entre leasing o renting dependerá de cuál sea tu formato ideal. Es bueno, sin embargo, que tengas presentes una serie de cuestiones.

Si tu intención final es comprar el bien, te interesará más el leasing. No en vano, es una opción bonificada fiscalmente y la empresa está obligada a ofrecer una opción de compra.

Si quieres despreocuparte del mantenimiento de un bien, te interesará más el renting. Hay que recordar que este tipo de contrato obliga a la empresa a encargarse de estas cuestiones.

Finalmente, hay que señalar que, si buscas flexibilidad, te interesará más el renting. Este formato está regulado por el Código de Comercio y tiene menos restricciones que el leasing.

 

 

Tipos de renting

Los tipos de renting que existen son varios. Estos son los formatos más importantes que se contratan. Eso sí, es posible alquilar cualquier tipo de bien.

Renting tecnológico

El renting tecnológico consiste en el alquiler de equipos informáticos o tecnológicos. Esta es una fórmula común porque la obsolescencia de estos productos es rápida y así se ahorra dinero.

Rent Back

El Rent Back es una fórmula por la cual un propietario de un bien se lo vende a una empresa para que esta, posteriormente, se lo arriende. Esta opción se utiliza también en el leasing.

Renting industrial

El renting industrial es una de las posibilidades más utilizadas por las empresas industriales. Consiste, básicamente, en el arrendamiento de bienes de equipo como es el caso de la maquinaria. Las empresas que estén empezando o que deseen ahorrar costes pueden interesarte por esta opción.

Renting de vehículos

El renting de vehículos es un contrato por el cual se facilita el uso de un vehículo durante un determinado periodo de tiempo. Esta es una opción para empresas y autónomos porque solo se tendrán que preocupar de pagar la cuota y el combustible.

Renting proveedor

El renting proveedor es un contrato por el cual una empresa se compromete a proporcionar los bienes necesarios para que una empresa realice su operativa cotidiana.

Renting de equipamiento

El renting de equipamiento es una posibilidad para cubrir los equipamientos que necesitan determinados bienes. Las empresas, de esta forma, pueden trabajar mejor. Esta es una manera de complementar otras variedades como el renting de proveedores o el industrial.

Rent to Rent

El rent to rent es un contrato por el cual un proveedor compra un bien que arrienda a un tercero. La idea es poder pagar una cuota poco a poco y no tener que adquirir el bien.

Ventajas del renting

Las ventajas del renting son varias, si sabes elegir con criterio. Estas son las más importantes:

  1. El renting te permite ser más competitivo porque ahorrarás los gastos derivados de la compra. Otro aspecto importante es que el tratamiento fiscal es ventajoso, de manera que es interesante para empresas y PYMES.
  2. El contrato de renting te permite despreocuparte de los gastos relacionados con el mantenimiento y revisión. Esto se cubrirá porque está incluido en la cuota. Cuando se trata de vehículos o de maquinaria, esto te permitirá ahorrar un dinero importante.
  3. Si contratas un servicio de renting, tienes la posibilidad de cambiar de bienes cada poco tiempo. Los equipos informáticos, los coches o los bienes de equipo son ejemplos de obsolescencia acelerada. Esta es la manera de no exponerte a depreciaciones.
  4. El renting puede pactarse de varias maneras porque la legislación otorga flexibilidad. Esto sirve para indicar la posibilidad de compra o para negociar mejor los plazos. Lo bueno es que, eso, a la larga, redundará positivamente.

Conclusión

Los distintos renting que existen son útiles para que puedas cubrir las necesidades de tu empresa. Esta es una buena opción para que, a medio plazo, te resulte más fácil. El renting es la manera de ahorrar importantes cantidades y recibir un servicio de mantenimiento.

Share on Google+