Diversas son las situaciones que pueden llevar al surgimiento de necesidades de financiación para negocios. Ya sea por mantener la rentabilidad de un negocio de forma sostenida en el tiempo o por escasez de fondos para abrir un negocio, empresas que presenten este tipo de necesidades requieren de soluciones financieras para comercios, que serán descritas a lo largo de este artículo.

Soluciones financieras para comercios

Existen múltiples soluciones financieras para comercios que pueden ayudar a la prosperidad de tu negocio. Los préstamos para empresa son la forma convencional que usan las mismas para su financiación. Sin embargo, esta fuente de financiación puede conllevar desventajas relacionadas con el pago de elevados tipos de interés o con lentitud en la respuesta a si la entidad financiera accede a la concesión del préstamo.

No obstante, tienes la posibilidad de acudir a fuentes de financiación alternativas, que contribuyen a evitar las desventajas asociadas a los préstamos y otras opciones bancarias. Además, estas formas alternativas de financiación facilitan la creación de valor a lo largo de la vida del instrumento financiero en cuestión.

Métodos de financiación para comercios minoristas

Financiación de stocks

La financiación de stocks, también conocida como financiación de inventarios, es una opción utilizada, mayormente, por compañías oferentes de productos de consumo y por concesionarios. La meta que se persigue al acometer una financiación de inventarios es la de conseguir liquidez a partir de los stocks de productos de los que dispone una determinada organización.

Esta herramienta financiera consiste en lo siguiente: La empresa solicitante recibe un préstamo por valor del importe del inventario objeto de la financiación y, a medida que dicho stock sea vendido, la empresa comenzará a devolver el dinero del préstamo obtenido.

La financiación de inventarios permite dinamizar las actividades de la empresa, gracias a que se moviliza el dinero que ésta tiene en estático en forma de stock de productos. Estos stocks pueden ser usados y aprovechados como fuentes de recursos increíblemente útiles para las organizaciones.

Renting

El renting para empresas es, básicamente, un alquiler de bienes no inmobiliarios. El período de arrendamiento suele oscilar entre los 2 y 5 años, sin incorporar una opción de compra del bien al final de dicho período.

Por tanto, una vez llegado el vencimiento del contrato de arrendamiento, la entidad arrendataria está obligada a devolver el bien no inmobiliario, con la ventaja de que dicha entidad no tiene que asumir ningún tipo de coste de mantenimiento o reparación. Esto último ocurrirá siempre y cuando no se haya realizado un uso inadecuado del objeto incluido en el renting.

Cabe destacar que la financiación obtenida a través del renting suele estar orientada al medio y largo plazo, además de que constituye un ahorro fiscal importante para los negocios.

Financiación Alternativa

Crowdfunding

El crowdfunding para empresas es un tipo de financiación consistente en que una persona o negocio solicitante publica su proyecto mediante plataformas disponibles en internet. Según el atractivo o rentabilidad potencial que tenga este proyecto a ojos de otras personas, estas últimas podrán realizar aportaciones al proyecto de los solicitantes.

La cantidad aportada por los colaboradores depende de cada persona concreta (no hay una cifra preestablecida). En contraprestación a la contribución llevada a cabo, los colaboradores no perciben una retribución monetaria. Las recompensas que pueden obtener son las siguientes:

  • Pre compra del producto relacionado con el proyecto.
  • Agradecimiento especial en el sitio web del solicitante.
  • Diversos privilegios una vez que se haya completado el desarrollo del producto.

Gracias al crowdfunding, los negocios pueden obtener el capital que necesitan para el desarrollo del mismo. Los responsables de los proyectos tienen la posibilidad de conocer si se deben realizar cambios previos a su lanzamiento. Además, el uso de una herramienta como el internet garantiza que la financiación obtenida sea rápida y segura.

Crowdlending

El crowdlending es otras de las opciones no bancarias de las que disponen las organizaciones. El crowdlending implica que personas particulares conceden préstamos a otros particulares o a empresas, ya que consideran que sus proyectos pueden ser interesantes y rentables. Frecuentemente, se da la existencia de una plataforma que actúa como intermediaria entre las partes, y por ello recibe una comisión. 

Entre los beneficios potenciales del crowdlending, se encuentran los siguientes:

  • Gracias al internet hay una gran rapidez en los trámites.
  • No requiere de avales.
  • Se puede aspirar a asumir una mayor cantidad de deuda, ya que no se recurre a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).
  • Los solicitantes gozan de enorme flexibilidad para devolver los préstamos recibidos.

Conclusión

Además de los préstamos bancarios, dispones de muchas otras fórmulas alternativas con las que atender a las necesidades de tu proyecto o negocio. A través de este artículo, hemos querido destacar aquellas operaciones que se conforman como principales soluciones financieras de los comercios.

En Alter Finance, somos especialistas en la financiación para comercios del sector del Retail. Si requieres de información adicional sobre algunas de las fórmulas financieras ya descritas, contáctanos sin compromiso.

Share on Google+