Muchas personas se preguntan qué es el leasing y es importante conocer este aspecto. Te damos claves acerca de esta fórmula de arrendamiento y sus ventaja

Qué es el leasing: Naturaleza y aspectos tener en cuenta

El leasing es una forma de arrendamiento financiero consistente en pagar una cuota por el uso de un vehículo o bien de equipo por un periodo determinado de tiempo. Lo normal es que este uso no sea inferior a dos años ni superior a cuatro.

La particularidad del leasing, que lo diferencia de otras modalidades, es que es posible adquirir automáticamente el activo cuando finaliza el periodo. Esta es una función contractual que suele interesar a arrendador y arrendatario. Ahora bien, hemos de indicar que esta solo es una opción porque el arrendatario también puede devolver el bien sin más. En principio, la obligación finaliza con la finalización del contrato.

Sí es cierto que la regulación legal, a través de la Ley 26/1988, va encaminada a la adquisición del bien. Esta alternativa, a diferencia del renting, sí está regulada y, salvo revocación previa, se entiende que se ejecuta con el pago de la última cuota. La operación se realiza con una entidad financiera y está claramente tasada para evitar problemas. Solo pueden asumir esta función empresas, a diferencia del renting que es también para particulares.

Otro de los aspectos a destacar del leasing es que esta práctica desgrava porque consta como arrendamiento. Por otra parte, contribuye a equilibrar la contabilidad porque consta como alquiler, no como activo fijo. Estos son algunos de los motivos por los que muchos autónomos han optado por esta fórmula.

Leasing de vehículos

El leasing de vehículos es la principal alternativa que se utiliza. La idea es que el arrendatario solo tenga que preocuparse del combustible durante el periodo de alquiler. Los contratos suelen incluir las revisiones y los correspondientes mantenimientos. Esto tiene, como consecuencia, un ahorro de gastos.

Otra de las ventajas de comprar el vehículo una vez finalizado el contrato es que sabes lo que tienes. Esta es una buena opción si lo que quieres es comprar un coche de segunda mano con garantías. Es importante señalar que el valor residual ya se ha fijado de antemano en el contrato. 

Leasing de maquinaria industrial

El leasing no se utiliza en la misma medida en la maquinaria industrial, pero es una opción. Esto puede valer para máquinas con un cierto coste y que requieran de un mantenimiento. Este es el motivo por el que en algunos casos se opta por esta alternativa, sobre todo en cadenas de producción. Si la maquinaria funciona bien, esta es una forma interesante de adquirir el componente.

Equipos informáticos

Los equipos informáticos son otra de las opciones que se contemplan en el leasing. Esto solo es útil cuando nos referimos a un hardware de alta calidad y para un uso a medio largo-plazo. En caso contrario, te interesarán otras fórmulas.

¿Por qué puede ser conveniente un leasing?

El leasing es una opción que puede interesar en determinados casos. Eso sí, te interesa hacer los siguientes cálculos para valorar si es el tipo de contrato que te interesa. En estos casos, el leasing podría ser una posibilidad interesante:

Evitar tensiones de tesorería

Si lo que buscas es tener la posibilidad de cambiar de coche a los dos, tres o cuatro años, esta es una opción. No tendrás que afrontar las tensiones de tesorería derivadas de una compra ni solicitar una financiación adicional. Eso sí, hay que tener presente que este modelo implica que tampoco vas a tener ese patrimonio asociado.

Desapalancamiento financiero

Una de las ventajas del leasing es que te permite desapalancarte financieramente. Si no vas muy sobrado de recursos, no tendrás que afrontar la solicitud e un préstamo o línea de crédito. Esta es una opción para mantener tus balances contables equilibrados y no tener problemas a medio plazo. Si quieres comprar un activo pero no quieres tener que asumir grandes gastos, esta es una posibilidad que te interesará.

Adquirir coche sin un segundo pago

El renting contempla la necesidad de abonar un valor residual cuando acaba el plazo de contratación. La principal diferencia del leasing es que esto se hace innecesario porque la cuota que has estado pagando ya incluía los impuestos, la financiación y la amortización del capital. Esta es una de las razones por las que el leasing es una opción que suele interesar a autónomos.

Conclusión

Saber qué es el leasing es conveniente para que no tengamos ningún problema a la hora de estructurar gastos. Los autónomos y PYMES pueden plantearse esta cuestión si necesitan determinados bienes para su función. Esta opción, aplicada a los vehículos de empresa, suele resultar interesante para muchas compañías por razones de fiscalidad y ahorro de gastos. Es bueno que consideres los pros y los contras de esta fórmula para tu negocio.

Share on Google+