Debido a la crisis por la pandemia que estamos viviendo, muchas empresas ven su negocio peligrar y necesitan recurrir a ayudas para seguir continuando con su actividad económica. Existen multitud de vías para lograr la financiación deseada, y por eso en este artículo vamos a hablarte sobre las fuentes de financiación ante el Covid-19 que tienes a tu alcance. 

 

Fuentes de financiación ante el Covid-19: ¿Qué opciones tengo?

Préstamos ICO

Los préstamos ICO son líneas de financiación pública orientadas a ayudar a financiar proyectos de autónomos, emprendedores o pequeñas empresas. 

Se trata de convocatorias anuales que tienen un límite de préstamos que puede solicitar cada participante. Para poder optar a ellos, es importante presentar un informe detallado de la financiación para dejar clara la calidad de tu empresa y los objetivos para los que precisas solicitar dicha ayuda. 

Aunque es una vía pública de financiación, los préstamos se gestionan mediante entidades de crédito privadas. El Instituto de Crédito Oficial establece convenios con las cajas que serán las encargadas de llevar a cabo las operaciones y las garantías que finalizarán con la concesión de la ayuda. Pero a pesar de esto, eres tú quien decide a qué sucursal dirigirte para solicitar el préstamo. 

Si quieres conocer todas las ventajas de recurrir a las líneas de crédito ICO puedes consultar este artículo

financiacion alternativa covid

Fuentes de financiación alternativa

Las fuentes de financiación no bancarias son una gran solución para aquellas empresas o autónomos que no pueden permitirse recurrir a préstamos públicos porque no cumplan ciertos requisitos o porque los intereses de préstamos que se imponen son demasiado elevados. Para superar la crisis debido a la pandemia, estas son las mejores opciones de financiación alternativa a las que puedes recurrir

 

  • Leasing: El leasing es un contrato de arrendamiento financiero con opción a compra. El leasing te abre la posibilidad de alquilar un producto durante un periodo de tiempo, pudiendo comprarlo al finalizar el contrato. Está destinado tanto a empresas cómo a autónomos y tiene entre 2 y 4 años de duración. En el caso de que no quieras adquirir el bien al finalizar el contrato de leasing, sólo tendrás que devolverlo. 

 

  • Renting: El renting es una opción similar al leasing, con la salvedad de que se trata de un alquiler de activos sin opción a compra. Normalmente suele estar pensado para bienes de alto coste, pero se puede adquirir casi cualquier producto mediante esta vía. Su duración oscila entre los 2 y 5 años, que es lo que se suele concertar cómo periodo de vida útil del producto. Firmar un contrato de renting superior al ciclo de vida del producto sería un error, sobre todo cuando se trata de aparatos tecnológicos. 

 

  • Factoring: El factoring es una herramienta financiera que ayuda a las empresas a adelantar el cobro de las facturas pendientes antes de la fecha de vencimiento. Se trata de una opción muy práctica para que una empresa consiga la liquidez que necesita para realizar otras gestiones. La empresa solicitante de factoring recibirá un crédito cómo adelanto de las facturas mientras que la empresa facilitante del servicio se encargará de solicitar los cobros a las empresas deudoras. 

 

  • Confirming: Es una ayuda similar al factoring, pero que funciona precisamente al contrario. El confirming es una herramienta que ayuda a las empresas a hacer frente a los pagos que tienen pendientes con sus proveedores. La entidad financiera se hace cargo de los pagos pendientes, contrayendo así una deuda con el cliente en vez de con los proveedores. Se trata de una herramienta muy útil para mantener la imagen y fiabilidad de la empresa, que estará siempre al corriente de los pagos pendientes eliminando deudas. 

 

  • Fondos de deuda: Se trata de una herramienta cuya finalidad es otorgar préstamos a las empresas. Las entidades privadas de financiación conceden préstamos a aquellas empresas que recurren a ellos por no poder hacer frente a los requisitos de los bancos o porque les ofrecen una mayor flexibilización de los pagos. Además, el porcentaje de interés lo impone el inversor, por lo que existe un margen de negociación para que ambas partes estén de acuerdo en las garantías y requisitos del préstamo

 

  • Financiación de stocks: Cuando una empresa tiene una sobrecarga de inventario a la que no puede dar salida, la financiación de stocks es una herramienta que puede ayudarle a solucionar este problema. Mediante esta vía una empresa que necesita obtener liquidez de una forma rápida para seguir expandiéndose puede obtener un crédito por valor de los productos que se encuentran en stock paralizados y utilizar ese dinero para lo que necesite. Se trata de una especie de “empeño” de productos cuya finalidad principal es que en algún momento lleguen a ser comercializados. 

 

Alter Finance, expertos en financiación no bancaria. 

Si precisas recurrir a ayudas de financiación no bancarias, en Alter Finance podemos ayudarte a remontar tu negocio. La financiación alternativa es una buena opción cuando no se puede hacer frente a los requisitos o los intereses que impone la banca tradicional, y que en muchos casos suponen beneficios muy ventajosos para las empresas en función de la herramienta que se lleve a cabo. 

Consulta con nosotros sin compromiso. Te ofrecemos un asesoramiento individualizado y personalizado para encontrar la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

Share on Google+