Cuando nos encontramos ante la necesidad de recurrir a una entidad de Factoring, es importante tener en cuenta qué va a suponer la realización de dicho contrato para evitar problemas en el futuro. Por eso, hemos creado este artículo para ti. Vamos a hablar de Factoring: ventajas y desventajas.

Qué es Factoring

El factoring, es un tipo de financiación para empresas que consiste en el adelanto del cobro de facturas por parte de una entidad financiera. La empresa solicitante del Factoring, recibirá el importe de sus facturas por adelantado, y la empresa financiera se ocupará de que el pago de esas facturas se realice dentro del tiempo estipulado

La financiación en este caso proviene de varios inversores profesionales y particulares que buscan una buena rentabilidad a cambio de prestar sus ahorros. Son ellos mismos los que se hacen con el derecho de cobro de las facturas adelantadas. 

La entidad financiera además, facilitará una serie de productos para la empresa solicitante de Factoring, como son un estudio de la solvencia de sus clientes, además de la gestión externa de las facturas. 

Tipos de Factoring

  • Factoring Sin Recurso: Este tipo de factoring hace referencia a cuando la entidad financiera además de asumir las tareas de gestión, también asume el riesgo de impago por parte de los proveedores del cliente. Es la situación más positiva para la empresa, ya que queda totalmente libre de riesgo de que sus clientes no paguen. 
  • Factoring Con Recurso: Es similar al Factoring sin Recurso, con la diferencia de que en este caso es el cliente quien asume el riesgo de impago por parte de sus proveedores. La entidad financiera por otro lado, sólo se encargará de las tareas principales de gestión y cobro de facturas. 
  • Factoring Secreto: Este tipo de Factoring se realiza cuando la empresa solicitante de Factoring no quiere perder credibilidad ante sus clientes y por eso la identidad de la empresa que solicita el cobro de las facturas queda totalmente en el anonimato. 
  • Factoring Nacional: Este tipo de Factoring se realiza cuando tanto la empresa que solicita el préstamo cómo los proveedores de dicho cliente se encuentran dentro del mismo país. 
  • Factoring Internacional: En este caso, el Factoring se realiza cuando la empresa solicitante del servicio y sus proveedores se encuentran en países diferentes. 

Nueva llamada a la acción

Ventajas del Factoring

Obtención de liquidez de manera casi inmediata

Normalmente, el proceso de pago de los proveedores a una empresa suele ser bastante largo. Hay casos incluso en los que este proceso se extiende hasta más allá del límite legal. Todos sabemos que los procesos de reclamación en estos casos son complicados a la par que tediosos, y por eso existe el Factoring. 

Si la empresa tiene la necesidad de obtener la liquidez que proporciona el cobro de esas facturas, puede recurrir al Factoring para cobrar sus facturas casi inmediatamente desde que la factura se emite.

Aunque se aplique una comisión por parte de la entidad financiera y la empresa no perciba el 100% del importe de las facturas, lo cierto es que la necesidad de obtener la liquidez pertinente sea mucho más importante que esa comisión. 

No se genera deuda para la empresa solicitante

Recurrir al Factoring no supone ningún tipo de endeudamiento entre la empresa y la entidad financiera. 

Puesto que se trata de un simple intercambio de derechos de cobro entre la empresa cliente y la empresa financiera, no se genera ningún tipo de deuda. La empresa solicitante del Factoring podrá recurrir a préstamos en el futuro ya que este contrato de Factoring no figurará como endeudamiento en su estudio de solvencia. 

Se externaliza la gestión de las facturas

La empresa solicitante del contrato, podrá ahorrar en recursos que previamente destinaba a la gestión de las facturas. Al contratar los servicios de factoring, la entidad financiera que aporta la financiación pasará a asumir las tareas de gestión de facturas, ya que será la encargada de garantizar que los proveedores del cliente hacen frente al pago.

Se obtiene un gran asesoramiento financiero y comercial

Al escoger el Factoring de modalidad sin recurso, la entidad financiera de factoring realizará un estudio sobre la solvencia del cliente y sus proveedores previo a la aceptación del contrato. Esto ayudará a la empresa a conocer mejor la situación de sus proveedores, además de que la entidad financiera prestará servicios de asesoramiento financiero y comercial al cliente. 

Desventajas del Factoring

Comisiones elevadas

Las empresas de factoring, suelen cobrar una comisión elevada por cada operación que se realiza siempre en función del crédito solicitado. Además pueden cobrarse otro tipo de comisiones por vencimiento del crédito o por diferentes gestiones que tenga que realizar la entidad, cómo es el ejemplo del estudio de solvencia.

Aún así, estos intereses y comisiones siempre serán acordados y explicados entre ambas partes antes de firmar el contrato con la entidad de factoring.

Peligro del Factoring con Recurso

Si recurrimos al factoring con recurso, si la entidad de factoring devuelve las facturas, se corre el riesgo de haber perdido más dinero del que se pensaba recuperar. De esta forma, hubiese sido más fácil simplemente no cobrar la factura

Puede afectar a la imagen de la empresa

A ojos de un cliente, que una empresa de factoring reclame unas facturas puede afectar a la confianza en la relación entre ambas empresas. 

Una empresa debe tener una imagen estable a ojos de sus proveedores, y enviar a una empresa de factoring a hacer frente al cobro, puede crear inseguridades sobre el estado real de la economía de la empresa y afectar a la relación. Pero cómo todo, tiene una solución, y es que para evitar eso podemos recurrir al Factoring secreto. 

Conclusión

Ahora que ya conoces todo lo que supone un contrato de Factoring, estás preparado para valorar si es realmente lo que necesitas. Con Alter Finance podrás disfrutar de un buen servicio de Factoring, y contar con los mejores profesionales en asesoramiento y gestión financiera. 

Share on Google+