A la hora de buscar financiación para el desarrollo de los negocios, existen actualmente numerosas vías de financiación pública y privada. Si formas parte del área financiera de una empresa, probablemente estarás interesado en saber que tipo de financiación es más conveniente para tu negocio. Por ello, en este post te queremos explicar las diferencias entre financiación privada y financiación pública.

Diferencias entre financiación pública y financiación privada

A continuación, vamos a exponer las diferencias existentes entre la financiación pública y privada, de manera que esto ayude a tu empresa a elegir adecuadamente cómo va a financiarse:

  • Tipo de interés del préstamo obtenido: En el caso de la financiación pública, el tipo de interés toma como base el Euribor, más un porcentaje que varía entre el 0% y el 1,5%. Por otro lado, en la financiación privada los préstamos incluyen intereses más elevados, además de que dependen del tamaño y de la historia de la empresa.
  • Anticipos del préstamo: Para los préstamos procedentes de entidades públicas, existe la posibilidad de obtener un anticipo de hasta el 50%, sin necesidad de avales.
  • Carencia del préstamo: Los préstamos para negocios otorgados por organismos privados generalmente no tienen carencia. Sin embargo, los préstamos públicos si gozan de un período de carencia, el cual suele oscilar entre 1 y 3 años desde el final del proyecto.
  • Tramo No Reembolsable (TNR) del préstamo: Dentro de la financiación pública, en algunas ocasiones el dinero prestado incluye una ayuda, consistente en un TNR entre el 5% y el 33% del préstamo. Este TNR del préstamo es un porcentaje del total del mismo que no se devuelve.
  • Aparición en la CIRBE: La CIR es la Central de Información de Riesgos. Los instrumentos financieros procedentes de entidades públicas no aparecen en dicho organismo. No obstante, los instrumentos financieros otorgados por empresas privadas si aparecen en la Central de Información de Riesgos.
  • Obtención de sello pyme innovadora o informe motivado: Hablando específicamente de la financiación pública, dependiendo del proyecto financiado, es posible conseguir certificados de la actividad desempeñada en I+D+i. Dichos certificados posibilitan realizar deducciones fiscales de hasta el 40% del importe del proyecto en cuestión.
  • Cuantía mínima del préstamo: Para poder acceder a fuentes de financiación pública, el proyecto a financiar debe tener un importe superior a los 100.000 euros o los 175.000 euros. Además, hay que destacar que los préstamos públicos cubren únicamente un 75% del proyecto. Sin embargo, en la financiación privada no existe una cuantía mínima para poder acceder a un préstamo para negocios, además de que pueden cubrir la totalidad del proyecto.
  • Garantías adicionales: Las organizaciones públicas pueden llegar a exigir garantías adicionales, una vez analizada la estabilidad financiera y tamaño de la empresa. Por otro lado, las entidades privadas, además de estos avales o garantías adicionales, en ocasiones exigen también adquirir algún seguro obligatorio.
  • Auditoría de gastos: El proyecto objeto de financiación pública debe ser auditado por auditores ROAC. Además, se pide mucha transparencia de la empresa en sus pagos y facturas pendientes, el nivel de control es muy elevado. Por el contrario, los proyectos sometidos a financiación privada no requiere de auditorías ni de justificantes de gastos, ya que no hay necesidad de presentar a organizaciones públicas presupuestos, plazos, etc.
  • Obtención del dinero prestado: En los préstamos públicos, lo que se obtiene es el anticipo, y en un plazo de 2 a 3 meses desde la solicitud (el resto del montante del préstamo se obtiene con la finalización del proyecto). En cambio, con la financiación privada para empresas se consigue el dinero en días o pocas semanas desde la solicitud.
  • Acceso a subvenciones públicas: Determinadas subvenciones otorgadas por la administración pública son incompatibles con la obtención de financiación pública. Sin embargo, la financiación privada para empresas si permite beneficiarse de alguna de las subvenciones existentes.

 

Financiación Alternativa

financiación alternativa

¿Cuál escoger?

A la hora de responder a la pregunta: «Entre financiación pública y privada, ¿Cuál debería escoger para mi negocio?´´ hay que tener en cuenta las particularidades de cada empresa en cuestión. Por tanto, lo que recomendamos es consultar a expertos del sector financiero, de manera que te ayuden a seleccionar la mejor fuente de financiación para tu negocio.

Conclusión

Cada fuente de financiación existente tiene sus características particulares, que la hacen encajar mejor en unas empresas que en otras. Por ello, mostrando las diferencias entre financiación privada y pública, esperamos haber ayudado a tu proceso de selección de instrumentos financieros.

Aun así, como ya hemos mencionado, recomendamos consultar a expertos en el asesoramiento financiero. En Alter Finance, confiamos en que nuestro personal puede ayudarte a la hora de escoger la financiación más adecuada para tu empresa. Contáctanos cuando lo necesites.

Share on Google+