Las empresas pueden requerir liquidez casi inmediata por diversos motivos, como el abono de los salarios u otras obligaciones en el corto plazo. En este post vamos a tratar una de las formas de financiación a la que más están recurriendo los negocios actualmente, el descuento comercial, además de establecer la diferencia entre factoring y descuento comercial.

¿Qué es el descuento comercial?

El descuento comercial, también llamado descuento de efectos, es una vía de financiación del activo corriente o circulante. También se utiliza para hacer frente a los pagos pendientes en el corto plazo. A través de un descuento comercial una entidad financiera ofrece a la empresa en cuestión el anticipo del importe de sus efectos comerciales (comúnmente pagarés), los cuales se deberían pagar en períodos inferiores al mes, normalmente. 

Por tanto, gracias al descuento comercial financiero, los negocios pueden cobrar sus ventas inmediatamente, sin tener que esperar al vencimiento del efecto para recibir el ingreso del dinero. Esto hace que sea una forma muy conveniente de obtener liquidez cuando sea necesario.

Hay dos tipos de descuentos comerciales, que son los siguientes:

  • Línea de descuento permanente: Las empresas pasan todos los efectos comerciales que tienen al banco, para que éste se los descuente.
  • Descuento de efectos puntual: En este caso, las empresas sólo ceden los efectos para que sean descontados en momentos puntuales de necesidad de liquidez.

Se puede establecer otra diferenciación de los tipos de descuentos de efectos, en función del acuerdo al que se llegue para el cobro de las comisiones y los intereses, distinguiéndose entre:

  • Descuento comercial ordinario: Es el más corriente. La comisión por la gestión y los intereses son descontados del importe nominal del efecto.
  • Forfait: Tanto los intereses aplicados como la comisión de gestión suelen depender del período de pago del efecto y de su riesgo asociado. Sin embargo, en el descuento comercial tipo forfeit, ambas variables no dependen del vencimiento ni del riesgo de insolvencia.

En cuanto a cómo se calcula el descuento comercial, la entidad financiera realiza el cobro de la comisión por su servicio de forma anticipada. Además, a la comisión hay que sumarle los intereses, que aumentan conforme mayor sea el plazo de pago del efecto. Por tanto, a la hora de ingresar el dinero correspondiente al descuento a la empresa, la cantidad abonada es el importe nominal del efecto menos la comisión bancaria y los intereses.

Cabe destacar que la entidad financiera realizará un estudio previo del riesgo de anticipar el dinero del efecto a la compañía solicitante, pudiendo negarse si considera que existe demasiado riesgo en la operación.

¿Cuál es la diferencia entre factoring y descuento comercial?

El factoring y el descuento comercial son operaciones financieras que presentan una similitud: Ambas son formas de financiación consistentes en el anticipo de un pago a la empresa. Sin embargo, es necesario aclarar la diferencia entre factoring y descuento comercial.

Por un lado, en operaciones de factoring, la empresa le da una parte o la totalidad de las facturas pendientes de pago a una entidad financiera. A cambio, ésta última le anticipa la cantidad correspondiente a dichas facturas (menos los intereses y comisiones correspondientes). Por otro lado, en un descuento comercial, se anticipa el importe correspondiente a un pagaré o a una letra de cambio, esto es, a un efecto. 

Otra diferencia entre factoring y descuento comercial reside en quién se hace responsable en caso de impago del cliente deudor. En los descuentos comerciales, las empresas cedentes serán responsables ante las entidades financieras en situaciones de impago. Sin embargo, en operaciones de factoring, concretamente en el factoring sin recurso, la empresa cedente puede evitar asumir el riesgo ante situaciones de impago o morosidad de los clientes.

Financiación Alternativa

Conclusión

Dentro de la rutina de las organizaciones, pueden surgir imprevistos que hagan aparecer necesidades de liquidez en ellas. Estas necesidades pueden ser cubiertas a través de distintas formas de financiación orientadas en el corto plazo. En este post hemos querido tratar una de ellas, la cual consideramos muy útil, el descuento de efectos o descuento comercial.

Además del descuento comercial, en Alter Finance podemos proporcionaros otros productos financieros  que también se pueden ajustar a las exigencias de tu negocio. Consúltalos y contáctanos si necesitas asesoramiento.

Share on Google+