Financiación del comercio exterior: 5 soluciones para empresas internacionales

Inicio » Blog » Financiación » Financiación del comercio exterior: 5 soluciones para empresas internacionales

En este post exponemos los métodos y soluciones de financiación del comercio exterior disponibles.

Debido a que nos encontramos en un entorno globalizado y cargado de fuerzas competitivas, la internacionalización se convierte en una necesidad real y no una aventura.
En este contexto, un buen sistema de financiación del negocio permite un correcto desarrollo de las estrategias de penetración, consolidación y crecimiento en los mercados internacionales.

Las fuentes de financiación internacional

Las fuentes de financiación internacional son un grupo heterogéneo de soluciones que tienen como fin conseguir liquidez para el buen desarrollo de las actividades empresariales. Sin liquidez es difícil contratar a proveedores o mejorar los procesos.

Pueden clasificarse en dos grandes grupos:

  • Financiación internacional a corto plazo: como norma general, se acude a ella cuando el cobro se va a producir en un período máximo de 12 meses.
  • Financiación internacional a largo plazo: cuando los plazos de pago son más dilatados, por ejemplo para las compras de bienes de equipo o instalaciones industriales, existen otras soluciones adaptadas. Las más comunes se basan en un crédito con apoyo oficial.

Dado que las operaciones de comercio exterior pueden ser de diversa naturaleza, con distintas condiciones y entre diferentes países sujetos a sus propias políticas, normativas y divisas, existe un amplio abanico de fórmulas de financiación en el comercio exterior, tanto a corto plazo como a medio y largo plazo.

La elección entre las distintas fuentes de financiación internacional depende de factores tales como la seguridad, el plazo, la divisa, la complejidad del proceso, los métodos de pago internacional acordados o la frecuencia de las relaciones comerciales entre las partes.

Financiación del comercio exterior a corto plazo

Como es natural, el exportador tiene necesidades financieras básicas derivadas de su actividad. Este agente tiene la capacidad de solicitar crédito mediante un anticipo de facturas, remesas u otro instrumento de crédito (pagadero a corto plazo). En este sentido, podemos distinguir dos tipos de financiación de exportaciones:

  1. Prefinanciación: cuando se adelantan los fondos antes o durante la fabricación del producto.
  2. Postfinanciación: para operaciones que ya han sido ejecutadas.

Además de recurrir al crédito, existen otras fórmulas para el corto plazo que presentan ventajas financieras.

Algunas de ellas pueden considerarse como formas de pago en el comercio internacional, pero se caracterizan porque llevan incorporado un sistema de financiación para el negocio (adelanto de los fondos de la exportación internacional).

  • Forfaiting de exportación: se trata de un híbrido entre los medios de cobro internacionales y la financiación internacional. Incluso, debido a sus características, puede ser utilizado como fuente financiera a medio y largo plazo. Consiste en un descuento a tipo fijo y sin recurso de instrumentos de pago. Es una buena solución para cubrir el riesgo y exportar bienes de importe elevado.
  • Factoring de exportación: más bien podríamos decir que el factoring es un conjunto de servicios financieros. Está basado en la cesión del crédito comercial del exportador a otra entidad. Simplifica los procesos y mejora la gestión de la tesorería.

Por otra parte, el importador también tiene a su alcance medios de financiación internacional a corto plazo, además de recurrir al crédito para conseguir el dinero:

  • Confirming internacional: al igual que el factoring internacional, el confirming consiste en la contratación de un conjunto de servicios, pero en este caso orientados a gestionar los pagos a proveedores.

Financiación del comercio exterior a medio y largo plazo

En estos casos, cuando se pretende exportar bienes duraderos de importe elevado, suele recurrirse al sistema de Crédito a la Exportación con Apoyo Oficial.

Estas soluciones de Export Finance se realizan con la participación de una Agencia de Crédito a la Exportación (ECA) y las condiciones están establecidas según el Consenso de la OCDE.

Pueden solicitar este tipo de financiación internacional tanto el exportador (Crédito Suministrador) como el importador ➡ (Crédito Comprador).

En todo caso, también existe un mecanismo de financiación del comercio exterior a medio y largo plazo ➡ Leasing de Exportación.

Sencillamente, el exportador vende a una sociedad de leasing los bienes que el importador quiere comprar y la sociedad de leasing arrienda dichos bienes al importador. Este mecanismo es utilizado para bienes con una vida útil superior a 2 años.

El Leasing de Exportación te permite competir a nivel internacional e incrementar tus ventas y márgenes; ofreciendo financiación a tus clientes.

Financiación Alternativa

financiación alternativa

¿Necesitas ayuda para exportar tus productos?

Ahora que conoces las distintas fuentes de financiación del comercio exterior. Si como autónomo o empresa exportas tus productos al extranjero aprovecha el potencial de las herramientas de financiación internacional que pueden marcar la diferencia entre el éxito o fracaso de tus operaciones en el exterior.

En AlterFinance intentamos ayudarte a reducir el riesgo en el desarrollo de tus estrategias de exportación y podemos presentarte cuál es el producto financiero que mejor se adapta a tu proyecto internacional. ¿Hablamos sobre tu proyecto?.

Deja un comentario

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes