La financiación para empresas ha cambiado en los últimos años porque ha habido un auge de las alternativas no bancarias. Te damos más detalles sobre las nuevas posibilidades.

Financiación para empresas: formas de financiación alternativa

Las formas de financiación alternativa se han multiplicado y hoy conviven sistemas tradicionales con otras fórmulas novedosas. Los motivos de este aumento de la financiación no bancaria han sido dos.

La primera, las consecuencias de la Crisis Económica de 2008 en lo referente al financiamiento bancario. Muchas entidades financieras restringieron el crédito a empresas que eran solventes o a proyectos con base. El resultado es que aumentaron otros métodos de financiación, algunos de ellos ya antiguos.

En segundo lugar, ha sido importante la eclosión de las denominadas fintech que ofrecen financiación a través de la red. La existencia de internet permite poner en contacto compañías e inversores sin necesidad de intermediarios

¿Quieres conocer mejor las posibilidades de financiación para tu empresa? Vamos a revisar las formas de financiación no bancaria con ánimo de lucro:

Crowdlending

El crowdlending se ha convertido, de largo, en la principal alternativa de financiación no bancaria. Este sistema consiste, en esencia, en préstamos que ofrecen usuarios particulares a una empresa a cambio de recibir unos intereses que suelen ser mayores que lo que ofrece un plazo fijo. A esta modalidad de financiación también se la denomina P2P.

El crowdlending se puede utilizar para lanzar una empresa pero también cuando tiene necesidades puntuales de financiación. Esto es útil cuando la entidad financiera no concede el préstamo. Si tienes una necesidad puntual de financiación, esta alternativa te puede interesar.

Instituto Oficial de Crédito (ICO)

El Instituto Oficial de Crédito (ICO) es el principal organismo público que financia proyectos empresariales. Algunas Comunidades Autónomas tienen organismos análogos.

El principal beneficio de los créditos ICO es que tienen un interés más bajo que el de las entidades financieras. Eso sí, hay que acreditar el proyecto. Lo cierto es que esta es una alternativa interesante porque el organismo ya ha financiado a más de 900.000 empresas. Si tienes claro el proyecto y puedes presentar un plan, puedes plantearte esta opción.

Es importante que te recordemos que el ICO, a diferencia de otras fórmulas, existe desde hace varias décadas.

Préstamos participativos

El préstamo participativo, a diferencia de otras fórmulas, está sujeto a los beneficios de la empresa. Esto implica que, en caso de beneficios los intereses serán mayores pero, si hay pérdidas, el prestamista podría afrontar intereses negativos. No vamos a negar que, para el prestamista, hay un riesgo potencial que no existe en otras posibilidades.

Esta modalidad de préstamo, aunque no es tan común, está regulada por la legislación. Es una buena opción para proyectos que inician su andadura (startups). Lo habitual es que esta opción sea asumida por fondos de capital riesgo.

Emisión de deuda o pagarés

La emisión de deuda o pagarés es un clásico de las empresas de gran dimensión. Este sistema consiste en garantizar el pago de la cantidad que se presta más un interés con un determinado vencimiento. Los intereses suelen ser mayores a los que se ofrecen en el mercado de deuda pública.

La emisión de deuda o pagarés suele utilizarse para pagar proyectos o para hacer frente a las necesidades de capital a corto plazo. Lo habitual es que las grandes empresas hagan este tipo de emisiones con cierta frecuencia. Es pues, una opción de financiación para empresas que se ha utilizado y se utiliza. Esta es una de las posibilidades que tienen los pequeños inversores para rentabilizar ahorros o buscar seguridad.

Lo que sucede con este sistema es que solo lo pueden hacer grandes empresas porque son las que generan confianza en pequeños inversores. Es importante señalar, además, que este método está regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV).

Mercado Alternativo Bursátil (MAB)

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) es otra de las opciones de financiación para empresas que existen. Consiste, básicamente, en el acceso de PYMES al mercado bursátil. Esta es una alternativa de financiación interesante para empresas ya en funcionamiento que puedan acreditar ante la CNMV determinados datos.

La principal ventaja de este método es que hay un acceso fácil a la financiación y público. Ahora bien, hay que tener en cuenta que la exigencia de transparencia es mucho mayor.

Conclusión

Las formas de financiación para empresas no bancaria se han multiplicado, de manera que hoy puedes sortear el que un banco no te dé un préstamo. Hay distintas alternativas según el momento de vida de la compañía. Saber elegir con criterio es fundamental para sacarle el máximo partido a estas opciones.

¿Estás interesado en contar con un partner de lujo para promocionar mejor tu producto o servicio? Nosotros te podemos ayudar. Contáctanos si necesitas más información. Esta es una buena forma de marcar la diferencia con respecto a tus competidores.

Share on Google+