Conceptos como el de rentabilidad económica y el de rentabilidad financiera son realmente importantes para las empresas. Esto se debe a que se constituyen como indicadores de las diferentes inversiones que una empresa acomete. Dicho esto, a lo largo de este artículo del blog vamos a hablar de los distintos tipos de rentabilidad existentes, mencionando cómo se calculan.

¿Qué es la rentabilidad?

La rentabilidad, en sentido amplio, es el rendimiento generado por una determinada cantidad de capital invertido en un periodo de tiempo determinado. De esta forma, se estarían comparando los recursos utilizados para una acción o transacción económica, con el rédito obtenido en esa acción.

Por tanto, se estarían comparando todos los materiales, recursos humanos y medios financieros involucrados en la acción económica y con los que se espera conseguir unos resultados determinados.

Tipos de rentabilidad

Existen distintas formas para calcular la rentabilidad y ver si estamos ante inversiones o negocios rentables. Según el tiempo de cálculo, se podría distinguir entre la rentabilidad anual y la rentabilidad media. Sin embargo, en este artículo nos queremos centrar en los tipos de rentabilidad generales, que son los que se van a mostrar a continuación.

Rentabilidad absoluta

Como su propio nombre indica, la rentabilidad acumulada hace referencia al rédito conseguido durante el período de vida de una inversión, incluyéndose el beneficio que ya se ha obtenido previamente gracias a esa misma inversión. De esta manera, se puede conocer el total de la rentabilidad.

Rentabilidad económica

La rentabilidad económica o ROI (Return On Investments) es una forma de medir la capacidad de los activos de una empresa para generar ganancias, dicho de otra forma, su eficiencia económica. Para calcular la rentabilidad económica, el beneficio antes de intereses e impuestos o BAII de la empresa es dividido por el importe del activo total de la misma (multiplicando el resultado por 100 para obtener un porcentaje).

Esta forma de ver inversiones rentables no tiene en cuenta a la estructura financiera de la empresa en cuestión. Solo mide los beneficios que pueden ser generados por los activos bajo su posesión y su capital invertido.

Rentabilidad financiera

A la rentabilidad financiera también se le llama ROE, procedente del inglés Return On Equity. La ROE se calcula dividiendo al beneficio después de impuestos (beneficio neto) de un negocio entre los fondos propios de éste. De esta manera, se trata de una fórmula que relaciona al beneficio de una empresa con los recursos que han sido invertidos para obtener dicho beneficio.

Rentabilidad comercial

Esta rentabilidad es calculada a través del cociente entre las ganancias procedentes de las ventas entre los recursos empleados en las propias ventas a lo largo de un plazo de tiempo de tiempo. La rentabilidad comercial, también denominada en numerosas ocasiones rentabilidad sobre ventas, se considera como una medida de evaluación de la calidad comercial de las organizaciones.

Financiación Alternativa

Rentabilidad del dinero

De manera muy simple, es la rentabilidad que se obtiene de la inversión de una cantidad monetaria determinada. Dentro de este apartado se emplaza la rentabilidad efectiva, que con la Tasa Efectiva de Rentabilidad, tiene en consideración a las reinversiones de capitales financieros que se dan a lo largo del periodo de una inversión.

Rentabilidad esperada

Es la rentabilidad que una compañía tiene la confianza en obtener en el futuro de una inversión que haya acometido. Una forma muy habitual de calcular la rentabilidad esperada es a través de la fórmula del Valor Actual Neto o VAN. Esta fórmula es de aplicación en casos en los que alguno de los datos relativos a la inversión se desconocen.

Rentabilidad garantizada

Es un medio de cálculo de la rentabilidad, aplicable a instrumentos financieros como cuentas de ahorro y planes de pensiones, ambos garantizados. Por tanto, la rentabilidad garantizada es aquella que se mantiene durante un determinado periodo de tiempo.

Rentabilidad geométrica

También conocida como Tasa Geométrica de Rentabilidad, es de utilidad para aquellas situaciones en las que se se tienen varias acciones u operaciones financieras, y se quiere hallar la rentabilidad media de este conjunto de operaciones. Además, también se puede usar en casos en los que la valoración de dichas acciones financieras es cambiable y acumulativa.

De este modo, es más conveniente recurrir a la Tasa Geométrica de Rentabilidad que a la media calculada aritméticamente.

Rentabilidad de libre riesgo

Rentabilidad calculada sobre aquellos contratos financieros libres de riesgo, entre los que el ejemplo más claro es el depósito bancario.

Rentabilidad nominal y real

Es muy relevante diferenciar entre rentabilidad nominal y rentabilidad real, como consecuencia de los períodos inflacionistas por los que puede atravesar el dinero. Dicho esto, la rentabilidad nominal no tiene en cuenta a la inflación en su cálculo, al contrario que la rentabilidad real, en la que si se considera a la inflación dentro de su obtención.

Conclusión

La rentabilidad es un concepto de enorme trascendencia en las empresas y negocios. Sin embargo, en ocasiones, se puede presenciar una falta de conocimiento del mismo, además de que dependiendo de las características particulares de la inversión y operación financiera, se debería elegir una forma de calcular que se ajuste adecuadamente. Por todo esto, hemos considerado relevante tratar el tema de los tipos de rentabilidad en este post.

En Alter Finance ofrecemos productos financieros que puedes utilizar para financiar tus inversiones. Consulta las opciones que os ofrecemos y contáctenos sin compromiso.

Share on Google+