Saber qué es TIN (tasa nominal) es fundamental cuando quieres pedir un préstamo bancario o cualquier tipo de financiación. Si sigues leyendo, en este artículo sabrás qué es, implicaciones y su diferencia con la TAE.

Los intereses en la solicitud de préstamos bancarios

Uno de los puntos críticos cuando se gestiona un préstamo bancario es el interés a satisfacer. Las entidades financieras condicionan el préstamo a la devolución de la cantidad más una compensación, denominada interés. Los intereses se calculan teniendo en cuenta distintas variables internas y externas. Son las siguientes:

Tipos de interés nacionales

El Banco Central Europeo (BCE) tiene unos tipos de interés oficiales que se toman como referencia. Una entidad financiera tiene mayor interés en prestar dinero cuanto más bajos sean los tipos de interés y, en consecuencia, el coste para el usuario tenderá a ser menor. Esta cuestión suele estar relacionada con la coyuntura económica de cada momento.

Riesgos personales

El riesgo de impago está asociado a cada cliente y, en consecuencia, las cantidades a devolver variarán en función de quién haga la solicitud. Una persona con un buen historial crediticio tenderá a pagar menos intereses y a que le concedan más cantidad. En la parte contraria, si una persona está en el fichero ASNEF, será más difícil conseguir financiación y, será más cara.

Mercado

El mercado crediticio tiene una competencia interna porque hoy actúan varios operadores. Están las entidades financieras tradicionales, pero también contamos con las empresas de fintech. Hoy te conviene comparar para que puedas elegir con criterio lo que más te interese.

 

 

Qué es TIN (Tasa de Interés Nominal)

El cálculo de los intereses es fundamental por dos motivos. En primer lugar, tienes que saber cuánto vale el préstamo que vas a solicitar para ver si lo puedes devolver. En segundo lugar, te conviene que puedas conocer una tasa de referencia para compararla.

El significado de TIN es el del interés nominal. La Tasa de Interés Nominal te da la información del coste del dinero prestado en una operación. Dicho de otra forma, supone el porcentaje efectivo que tienes que satisfacer más allá de la amortización de capital. Esta es la información básica que necesitas para saber cuánto tienes que pagar. Tienes que considerar dos factores, que son el tipo de interés y el plazo de devolución.

Esta es una magnitud básica que te tiene que servir para descartar operaciones muy caras. Eso sí, para hacer un cálculo más aproximado, puedes echar mano de otras variables.

Hay que decir que, por sí, esta información, siendo básica, no es la más completa. Existen otras variables como la TAE que pueden ampliar los datos que necesitas.

Cálculo de los intereses en préstamos personales

El TIN en los préstamos personales suele ser el resultado del pacto entre prestamista y prestatario. Hay que tener en cuenta cuestiones como la solvencia del cliente, el plazo de devolución y la cantidad prestada, entre otras cuestiones. Otro aspecto a señalar que puede determinar el interés a cobrar es la propia política de la empresa. En este caso, suele haber una mayor diferencia entre la TAE y el TIN.

Cálculo de los intereses en préstamos hipotecarios

El préstamo bancario hipotecario tiene en cuenta todos los aspectos que se han indicado para los préstamos personales. Eso sí, hay que añadir otro aspecto como el Euríbor para sumar la cantidad total. A este tipo de interés lineal, se le sumará el diferencial que aplique cada entidad financiera. Cuando se calcula el interés en este tipo de préstamos, no suele haber gran diferencia con la Tasa Anual Equivalente.

Las diferencias entre TIN y TAE

La Tasa Anual Equivalente (TAE) es una fórmula matemática que se utiliza para calcular el coste real del préstamo. A diferencia de la TIN, tiene en cuenta los productos vinculados, costes de amortización, comisiones bancarias y otras cuantías. Esta fórmula de cálculo de interés compuesto te permite saber qué porcentaje anual tienes que pagar.

El resultado es que conocer la TAE resulta más útil para calcular lo que realmente tienes que pagar. No en vano, se tienen en cuenta una serie de factores adicionales que no se consideran en la TIN. Dispones, pues, de una serie de datos que te resultarán muy útiles. La mayoría de las personas que contratan una hipoteca o préstamo personal consultan esta variable.

Como principio general, la TIN te dará una información básica que, en préstamos, deberías complementar con la TAE.

Conclusión

El cálculo de los intereses es un punto crítico en toda operación de préstamo, ya sea hipotecario o personal. Si tienes interés en saber cuál es el interés real que vas a pagar por tu préstamo o hipoteca, te interesa disponer de toda la información. Saber qué es TIN, su significado y relación con otras variables resultará útil para tu estabilidad financiera.

Share on Google+