Inversión del sujeto pasivo, VAT o IVA Intracomunitario

Inicio » Blog » Diccionario » Inversión del sujeto pasivo, VAT o IVA Intracomunitario

Es importante que conozcas cómo funciona la inversión del sujeto pasivo del IVA, puesto que una mala gestión puede conllevar sanciones por parte de la Agencia Tributaria.

Pero, ¿cuándo se aplica la inversión del sujeto pasivo? Existen varios supuestos previstos en la normativa que regula este tributo. Sin embargo, uno de los más comunes es al realizar operaciones intracomunitarias. El IVA Intracomunitario funciona de una forma distinta y en este artículo te mostramos todas las claves.

¿Qué es el sujeto pasivo?

El artículo 84.1º de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) define al sujeto pasivo a aquellas personas físicas o jurídicas que tengan la condición de empresarios o profesionales y realicen las entregas de bienes o presten servicios sujetos a IVA.

Dicho de otro modo, el sujeto pasivo es el que soporta la obligación fiscal y, como norma general, es el que efectúa la entrega o presta el servicio. Se caracteriza porque emite una factura en la cual se repercute el impuesto correspondiente a su cliente.

Al finalizar el período de liquidación (cada trimestre), el sujeto pasivo debe declarar este impuesto a la Agencia Tributaria y cumplir con la obligación de pago del mismo.

¿Qué es la inversión del sujeto pasivo?

Una vez visto quién es el sujeto pasivo, cabe la pena señalar que el propio artículo 84 de la mencionada Ley del IVA señala en su punto 2º que existen determinados supuestos en los cuales el destinatario de la operación comercial es el sujeto pasivo.

A esta situación se la conoce como inversión del sujeto pasivo, dado que se invierte la obligación fiscal y el receptor de los bienes y servicios es el que debe encargarse de declarar el IVA mediante una autoliquidación.

No obstante, para que pueda darse la inversión del sujeto pasivo es preciso que el destinatario de los bienes y servicios sea un empresario o profesional y que en la operación actúe como tal.

¿En qué casos se produce la inversión del sujeto pasivo?

Los supuestos en los que puede darse la inversión del sujeto pasivo, según la normativa (artículo 84.2º), son los siguientes:

  • Cuando la operación se realice por personas o entidades no establecidas en el territorio de aplicación del impuesto.
  • Cuando se trate de entregas de oro sin elaborar o de productos semielaborados de oro, de ley o superior a 325 milésimas.
  • Cuando el objeto de la operación sean desechos nuevos de la industria, desperdicios y desechos de fundición, residuos y demás materiales de recuperación.
  • Prestaciones de servicios que tengan por objeto derechos de emisión, reducciones certificadas de emisiones y unidades de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Entregas de bienes inmuebles efectuadas como consecuencia de un proceso concursal.
  • Entregas de bienes inmuebles exentas, a las que se hace referencia en los apartados 20º y 22º del artículo 20 de la Ley del IVA, cuando el sujeto pasivo no hubiese renunciado a la exención.
  • Entregas de bienes inmuebles efectuadas en ejecución de garantía constituida sobre los propios bienes inmuebles. En este caso, se extiende la garantía cuando se transmite el inmueble a cambio de la extinción total o parcial de la deuda garantizada o de la obligación de extinguir la referida deuda por el adquirente.
  • En ejecuciones de obra, con o sin la aportación de materiales, así como las cesiones de personal para su realización, consecuencia de contratos directamente formalizados entre el promotor y el contratista que tengan por objeto la urbanización de terrenos o la construcción o rehabilitación de edificaciones.
  • Entregas de plata, platino y paladio.
  • Entregas de teléfonos móviles.
  • Entregas de consolas de videojuegos, ordenadores portátiles y tabletas inteligentes, cuando el destinatario sea un empresario o profesional revendedor y cuando no lo sea pero el importe de la operación exceda de los 10.000 €  (sin IVA).

¿Cómo funciona entonces el IVA Intracomunitario?

Como habrás podido observar en el apartado anterior, se aplica la inversión del sujeto pasivo para la construcción y la venta de inmuebles. Sin embargo, es común observar esta situación en las operaciones intracomunitarias y de importación (las entregas de bienes o prestaciones de servicios realizadas por personas o entidades no establecidas en el territorio de aplicación del impuesto).

Esto significa que los sujetos pasivos del IVA intracomunitario son los que realizan las adquisiciones. En este punto, puede que te preguntes cómo funciona la facturación en estos casos.

Trámites para emitir facturas con inversión del sujeto pasivo

En principio, para poder realizar operaciones bajo los parámetros del IVA intracomunitario es preciso darse de alta en el ROI (Registro de Operadores Intracomunitarios). Esto se aplica tanto para el que entrega los bienes o presta servicios como el cliente.

Una vez dado de alta en el ROI, te será asignado un NIF-IVA o VAT. Se trata de un número de identificación fiscal para una empresa española que se dispone a operar en el territorio europeo. Es similar al NIF, pero a nivel europeo. Permite el registro en el censo VIES para operar en el territorio comunitario.

¿Cómo se realiza la factura y cómo declarar el IVA Intracomunitario?

Una vez realizados los trámites y estar en disposición de ejercer una actividad en el territorio común europeo, el proveedor de bienes o servicios debe emitir una factura a su cliente, pero sin IVA. En el propio documento debe figurar el código VAT-IVA y mencionar que se trata de una operación en la que se aplica la inversión del sujeto pasivo en virtud del artículo 84.2º de la Ley 37/1992.

Posteriormente, declarar estas cantidades en la liquidación del IVA (Casilla 61 para el  modelo 303 y 523 para el modelo 390).

En caso del destinatario de los bienes o servicios, el cual ocupa el rol de sujeto pasivo debido a la inversión, debe autorrepercutirse el IVA de la factura. Es decir, tienes que pagar el IVA para después reflejar las cantidades en el modelo 303 y 390. Es preciso incluir tanto el IVA devengado como el IVA deducible. Normalmente, las cifras suelen coincidir y se neutraliza el pago.

Conclusión

En esta entrada te hemos explicado todos los detalles de este tipo de IVA intracomunitario, cómo declararlo, qué es el VAT y en qué casos debe darse la inversión del sujeto pasivo.

Si necesitas ayuda profesional, en Alter Finance, empresa líder en consultoría que se ha especializado en la financiación de empresas, te ayudaremos a asesorarte sobre tus operaciones.

No dudes en contactar con nosotros de manera totalmente gratuita. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete. Déjanos tu email y recibe contenido genial cada mes