Seguramente alguna vez has pensado en pedir un préstamo o contratar un determinado producto bancario. Sí es así, entonces tienes que saber que para ello es necesario tener claro qué es el tipo de interés, qué porcentaje del mismo es el que se te va a aplicar y cómo te va afectar.

Así que si quieres saberlo todo sobre los diferentes intereses y cómo se calculan… ¡Sigue leyendo este post!

¿Qué es el interés y cómo se calcula?

El interés, más conocido como tipo de interés o el precio del dinero, es la cantidad que pagamos por utilizar una cantidad de dinero en un tiempo determinado. Su valor se mide en porcentaje y generalmente se expresa en términos anuales.

Los intereses pueden variar mucho de una operación a otra, dependiendo de diferentes factores que determinan el riesgo de la operación. Así pues, a mayor riesgo, más tipo de interés aplicará el banco.

Para la persona que pide el préstamo, el interés es igual al coste de capital, mientras que para el prestamista, el tipo de interés equivale al rendimiento de la operación.

La fórmula para calcular el interés simple es:

I = C . i . t

Donde:

  • i: Tasa de interés
  • C: Monto del préstamo
  • t:Plazo de pago

La fórmula para calcular el interés compuesto es:

Cf= C (1+i)n

Donde:

  • Cf: Suma del capital y los intereses a pagar
  • C: Principal del préstamo
  • i: Tasa de interés
  • n: Número de períodos en los cuales se capitaliza el interés compuesto

 

Financiación empresas

 

Tipos de interés

Siempre que existe un préstamo existe un interés, tanto si una entidad financiera nos concede un préstamo como si somos nosotros mismos los que depositamos dinero en una cuenta corriente. Así pues, cuando ingresamos dinero en nuestra cuenta bancaria, estamos “prestando” dinero al banco, y ese banco, a cambio, nos ingresará dinero periódicamente.

Es el Banco Central Europeo (BCE) de cada país es el organismo que se encarga de regular los tipos de interés fijándose en la ley de la oferta y la demanda. Además, tiene la responsabilidad de mantener la estabilidad de precios para preservar el valor del euro.

Por lo tanto, periódicamente, el Banco Central Europeo se encarga de marcar unos tipos de interés de referencia que son los que sirven de base para todos los contratos financieros, incluido las hipotecas o los créditos al consumo.

Las modalidades de tipos de interés son:

 

Interés fijo

No varía a lo largo de la duración del préstamo, independientemente de las variaciones que se produzcan en el mercado en la tasa de interés. Es decir, si el interés llegara a subir, no nos veríamos perjudicados, pero si bajara, tampoco nos beneficiaríamos. 
 

Interés variable

Es aquel que sí cambia; el porcentaje sobre el total del capital va variando a lo largo de la vida del préstamo. Se actualiza y se revisa su cantidad en los plazos establecidos por la entidad financiera. Con el interés variable nos beneficiamos de la baja en la tasa de interés, pero también nos vemos afectados.
Interés mixto Es una mezcla entre los dos anteriores, ya que durante un período de tiempo de la duración del préstamo se mantendrá fijo y transcurrido este plazo pasará a ser variable.
Interés simple Es aquel en el que los intereses se liquidan al final del año (o del periodo acordado).
Interés compuesto Es aquel en el que los intereses se van sumando  al capital inicial hasta la finalización del acuerdo.
Interés nominal Ocurre cuando los intereses se liquidan en el periodo expresado en el tipo de interés.
Interés efectivo Es aquel que computa el interés de un activo o pasivo financiero teniendo en cuenta todos los costes, amortizaciones, intereses explícitos e intereses implícitos o escalonados.

Conclusión

El tipo de interés es el coste de un préstamo y el rendimiento del ahorro. Es decir, si una persona pide un préstamo a un banco, el interés es lo que paga por ese préstamo. En cambio, si deposita sus ahorros en el banco, es el rendimiento que ese dinero genera.

Así que si necesitas saber qué porcentaje es el más adecuado que debes pagarle al banco a cambio de que te preste dinero o, por el contrario, que el banco te deposite dinero por prestarle el tuyo, ven a Alter Finance y descubre nuestros servicios de soluciones de asesoramiento financiero. ¡Te esperamos!

Share on Google+